Durante casi 4 años, el régimen de Moreno con la complicidad de los poderes fácticos se dedicaron a perseguir y a destruir la imagen de Rafael Correa, su legado y a sus partidarios (entre ellos sus colaboradores, perseguidos, encarcelados, exiliados, judicializados, linchados mediáticamente).

La feroz arremetida tuvo como objetivo borrar del mapa todo lo que represente a Correa y su legado, para ello inventaron cada día una historia diferente de supuesta corrupción, autoritarismo e ilegalidades. Llegaron al extremo de condenar por “influjo psiquico” al exmandatario para impedir su participación política.

Sin embargo a esta altura parece que eso no fue suficiente, por ello es que lograron impedir que la imagen y voz de Rafael Correa pueda estar presente en esta atípica campaña. El CNE, TCE y todos los demás sectores políticos, económicos y mediáticos se confabularon para seguir con su campaña de descrédito a un proceso político – social que logró cambiar la historia del país.

En la recta final de la campaña, los dardos siguen apuntando contra Correa, un expresidente perseguido sin piedad que pese a ello, mantiene su nivel de popularidad, aceptación y credibilidad por encima del promedio de cualquier político en el país.

La arremetida se ha extendido contra el denominado “Perfecto Desconocido”, Andrés Arauz, un joven profesional, lleno de credenciales académicas con un pensamiento político progresista, que se ha convertido en la principal alternativa política para permitir el retorno de un gobierno que se ocupe de las necesidades de las grande mayorías y no de un reducido círculo de poder como el actual régimen.

¿Por qué todos apuntan contra Arauz y de paso contra Correa?

Porque son los únicos que buscan dar soluciones a los reales problemas del pueblo, en lo social, político, económico. Porque tienen una respuesta para sus necesidades especialmente en el ámbito económico y de salud, asuntos prioritarios en las actuales circunstancias, señalan expertos que prefirieron mantener sus nombres en reserva.

Correa y Arauz fueron atacados por los 15 candidatos presidenciales en el debate organizado por el Consejo Nacional Electoral. Pese a ello las preferencias electorales van por el lado del progresismo con la posibilidad real de que vuelvan a ocupar las sillas de Carondelet, advirtieron analistas consultados.

Confirmado-net

- Publicidad InText -