Residentes de Wuhan viven la normalidad después de haber atravesado meses oscuros

China es la única gran economía que se espera reporte crecimiento para 2020, y también ha expandido su papel en el comercio global, al mismo tiempo que afianza su posición como fábrica del mundo, informó el Wall Street Journal.

China terminó “el año de COVID” en muchos sentidos más fuerte de cuando comenzó, acelerando su movimiento hacia el centro de una economía global dominada durante mucho tiempo por Estados Unidos, dice un artículo publicado el miércoles.

El mercado de consumo de China, que se levantó gracias a su rápida recuperación ante la COVID-19, sigue ganando impulso, lo que la convierte en un mayor motor de las ganancias de las empresas globales, dijo.

Además, China ha consolidado su posición como fuerza en los mercados financieros globales, dice el artículo, con una cuota récord de ofertas públicas iniciales y cotizaciones secundarias en 2020, entradas de cuantioso capital en los mercados bursátiles y de bonos e índices que superaron con creces incluso a la fuerte actuación de Estados Unidos.

El resultado es un mundo más dependiente de China para el crecimiento que nunca antes, dice, y agrega que el aumento de China en 2020 en su participación en el PIB global alcanza 1,1 puntos porcentuales, el mayor en un solo año desde al menos la década del 1970.

Los beneficios son un testimonio del éxito de China en contener la COVID-19 y hacer que sus negocios vuelvan a florecer, anota el artículo.

Los programas de estímulo de China, menores que en EE.UU. en cuanto a la economía general, se centraron en restaurar la producción de las fábricas y evitar que las pequeñas empresas quebraran, con relativamente poco apoyo directo para los consumidores, acota el artículo.

Con información de Agencia XINHUA

- Publicidad InText -