Promover un enfoque integral de atención a la primera infancia, otorgar servicios de salud de calidad, dar promoción, protección y apoyo a la lactancia materna, trabajar en la prevención del embarazo adolescente y facilitar el acceso a servicios básicos a la ciudadanía, entre otras acciones, son parte de las políticas públicas en el eje de dignidad que implementará el Binomio de la Esperanza para combatir la desnutrición crónica.

A decir del candidato a la Presidencia de Ecuador por la Lista 1, Andrés Arauz , en los últimos años estos temas se han visto relegados de la agenda pública de las autoridades por dar paso a las decisiones tomadas por un Gobierno que priorizó el pago de la deuda externa antes que la inversión en salud.

“Lamentablemente no hemos visto continuidad en muchas de las políticas públicas que se dejaron planteadas, ni educativas ni de salud, así que ahí hay deudas que se deben cumplir de forma inmediata, incluyendo al asignación de recursos para que eso se cumpla”, sostuvo el candidato en una reunión que mantuvo con Augustín Zimmermann, representante de la Organización de las Naciones Unidas.

Añadió que la prioridad es cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas a través de políticas sociales de largo plazo que pongan como prioridad a la salud y la educación. Por ello, señaló que en sus ejes de futuro y dignidad se contempla un paquete priorizado de prestaciones orientadas a las madres en estado de gestación y a los niños y niñas menores de dos años.

Para Arauz, es vital invertir en la primera infancia, por lo que el Binomio la Esperanza se compromete no sólo a erradicar la desnutrición crónica sino a desarrollar al máximo el potencial de cada bebé que nace en el país priorizando la inversión en los primeros 1000 días de vida.

Según dijo, aún queda mucho trabajo por hacer, sobre todo para promover la lactancia materna, no solo hasta los seis meses, sino que esta se prolongue hasta los dos años, al menos, para lograr que los menores cuenten con más defensas y puedan desarrollarse mejor.

Explicó que es necesario desarrollar campañas “más fuertes de concientización” sobre la importancia de esta actividad, así como dar apoyo a las madres para que puedan cumplir con sus períodos de lactancia.

“Debe haber un esfuerzo fuerte de promoción del Estado a la lactancia materna que esté atada a los programas de protección social que deben ser sensibles a la nutrición y que puedan permitir que haya más tranquilidad y más confianza de que la lactancia no debe ser estigmatizada”, comentó.

Asimismo, dijo que esto debe ser un esfuerzo conjunto con otros planes de acceso a servicios básicos de primera categoría, para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía, por ejemplo en temas como agua potable y saneamiento o programas de nutrición que beneficien a los más necesitados.

“Tenemos retos pendientes que fortalecer en materia de programas de protección social como el bono desnutrición cero que buscaba que las futuras madres puedan hacerse chequeos continuos. También hay que atacar los problemas que tenemos en el acceso a servicios en el país y que incide en la desnutrición crónica infantil”, comentó.

En ese mismo ámbito precisó que trabajará de la mano con los Gobiernos Autónomos Descentralizados para lograr mejoras en infraestructura y de ese modo contribuir a la disminución de la desnutrición con acceso a servicios de calidad.

También precisó que se debe asegurar que esta existan programas de alimentación complementaria garantizada, especialmente a partir de los seis meses de edad “con muchísima educación a las madres y los padres de familia y un crecimiento de los programas de desarrollo infantil y de educación inicial”.

“Hay que plantear una política fuerte, integral y sostenible que de pleno cumplimiento a los derechos de los niños, niñas y adolescentes y particularmente a aquellos que se encuentran en los grupos de mayor vulnerabilidad”, concluyó.

Con información de andresarauz.ec

- Publicidad InText -