Pacto de China y 14 países de Asia-Pacífico: éxito para Pekín, revés para EE. UU.

440
China y otros 14 países de Asia y el Pacífico envían, con el nuevo acuerdo, una poderosa señal contra el proteccionismo de Trump. Algunos hablan de "regalo de despedida" para el presidente de Estados Unidos.

Independientemente del conflicto comercial con EE. UU., China ha firmado el mayor acuerdo de libre comercio del mundo con 14 países de Asia y el Pacífico. Después de ocho años de negociaciones, la firma se llevó a cabo en la cumbre virtual de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) en la capital de Vietnam, Hanoi.

La Asociación Económica Regional Integral o RCEP, como se conoce el pacto, abarca a 2.200 millones de personas y casi un tercio de la producción económica mundial. El acuerdo reduce los aranceles, establece reglas comerciales comunes y, por lo tanto, también facilita las cadenas de suministro. Incluye comercio, servicios, inversión, comercio electrónico, telecomunicaciones y derechos de autor.

Gran éxito para la cúpula de Pekín

Además de la segunda economía más grande del mundo, China, y los diez países de la ASEAN, Vietnam, Singapur, Indonesia, Malasia, Tailandia, Filipinas, Myanmar, Brunei, Laos y Camboya, a la RCEP también pertenecen Japón, Australia, Corea del Sur y Nueva Zelanda. India decidió no formar parte. Sobre todo en el contexto de la guerra comercial con Estados Unidos, el pacto de libre comercio supone un gran éxito para el liderazgo chino.

El acuerdo es “un gran paso adelante en un momento en que el multilateralismo está perdiendo terreno y el crecimiento mundial se está desacelerando”, dijo el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong. De hecho, los expertos creen que el pacto promoverá la integración económica en la región de Asia-Pacífico y contrarrestará las tendencias proteccionistas.

Antes de la pandemia, los países de la RCEP representaban el 29 por ciento del volumen de comercio mundial, un poco menos que la UE (el 33 por ciento). Según Jeffrey Wilson, del Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), “la RCEP redibujará el mapa económico y estratégico Indo-Pacífico”. Este pacto de libre comercio impulsará la recuperación económica después de la pandemia.

Estados Unidos pierde terreno

El nuevo pacto constituye una zona de libre comercio alternativa al Acuerdo Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico(CTTP), que solo representa el 13 por ciento de la producción económica mundial. Donald Trump abandonó el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) en 2017. Aunque las negociaciones de la ASEAN solo se llevaron a cabo de manera virtual, Trump no asistió a la cumbre de 2020 por tercer año consecutivo.

Mientras que Estados Unidos ha perdido terreno en la región de Asia y el Pacífico, China amplía aún más su influencia con el nuevo pacto de libre comercio. La RCEP tiene mayor alcance que el CTPP, pero no tanto como describen los expertos. El CTTP entre Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam ha sido ratificado hasta ahora por siete estados y abarca a 480 millones de personas.

Japón a bordo, a pesar de sus reservas

Japón está a bordo de la RCEP. Después de todo, la nación isleña se ha resistido a la hegemonía de China en Asia durante años y, por lo tanto, fue una de las fuerzas impulsoras del nuevo acuerdo transpacífico. “Tokio actúa sabiendo que no quiere dejar la configuración del orden comercial regional en manos de China”, dice el politólogo alemán Sebastian Maslow, quien imparte clases en la Universidad de Mujeres en Sendai, Japón.

Además, con el apoyo a la RCEP, Japón envía una señal al próximo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para que participe activamente en la configuración del orden en Asia. Sin embargo, hasta ahora, no se sabe si Biden regresará al TPP que Trump rechazó. Para ello tendría que contar con el apoyo del Congreso.

Con información de Deustche Welle

- Publicidad Bottom Ad -