¿Ha provocado la Covid-19 el fin de la fiesta en Ibiza?

447

Cientos de personas se apiñan en la pista de baile de varios clubes de Ibiza, absorbiendo los ritmos mientras una de las mayores noches de fiesta se pone en marcha. Los rayos láser acompañan la música. Los ritmos electrónicos se intensifican. Los brazos se mantienen en alto y la energía se eleva cada vez más. Y entonces, se hizo el silencio en la isla. El silencio ha sido el gran protagonista del 2020, donde la temporada de verano ha quedado muy reducida en las Islas Baleares y, si no fuera por el coronavirus, la fiesta seguiría teniendo lugar con jóvenes europeos llenando las playas, bares y clubes de Ibiza.

Ibiza es quizás la isla balear más conocida, atrayendo a todo el mundo, desde celebridades que llegan en yates, hasta aviones cargados de jóvenes turistas británicos y alemanes que buscan pasar un buen rato. Desde esta isla, se puede acceder a algunos de los mejores casinos online como una forma de entretenimiento tras una gran noche de fiesta. Se ha convertido en uno de los destinos insignia del baile y la fiesta desde la década de 1980, convirtiéndose en una industria turística de renombre internacional propia.

Debido a un verano caracterizado por las cuarentenas de la Covid-19, los clubes nocturnos cerrados y los vuelos cancelados, las Islas Baleares, junto con otros lugares de fiesta europeos del Mediterráneo, están sufriendo una resaca abismal sin siquiera haber disfrutado de la noche anterior. Y sin perspectivas de que la situación mejore pronto, la situación está llevando inevitablemente a los locales que dependen de los ingresos generados por la vida nocturna de las islas a reconsiderar un futuro sin ella.

Próximos planes de la isla

Hasta cierto punto, ya estaba en los planes intentar alejarse de la reputación de exceso de alcohol y hedonismo. En enero de 2020, las Baleares se comprometieron a unir las nuevas regulaciones con un cambio consciente hacia un turismo sostenible y respetuoso, con el objetivo de forzar un cambio real en el modelo turístico de estos destinos.

El gobierno regional introdujo una serie de leyes diseñadas para frenar el exceso de alcohol en los centros turísticos de San Antonio, Ibiza y Magaluf en la isla de Mallorca, incluyendo la prohibición de las horas felices, los barcos de fiesta que promueven los cruceros de borrachos y las visitas a pubs. Esta es una imagen habitual que ofrecía una muy mala reputación a la isla, sobre todo para atraer a turistas de mayor poder adquisitivo.

Rosana Morillo, directora general de turismo de las Islas Baleares, afirma que la situación actual está siendo utilizada como una oportunidad para considerar otras formas de cambiar la reputación del destino, mientras otras personas esperan que los clubes vuelvan a abrir, pero equilibrando con otros aspectos destacados como el patrimonio, la cultura, las playas y los deportes.

Morillo dice que la crisis de la Covid-19 ha sido una oportunidad para continuar las conversaciones con los miembros del sector turístico sobre el futuro de las islas. “Han comprendido que este no es el futuro que queremos, y que la situación actual es una oportunidad para que cambiemos nuestro modelo, para que los hoteles cambien las ofertas que hacen en base al consumo de alcohol y las vacaciones baratas”, dice.

Conclusión

Aunque los casos vuelvan a disminuir y los países levanten sus cuarentenas, las vacaciones de discotecas estarán prohibidas durante un gran periodo de tiempo hasta que haya en el mercado una vacuna efectiva.

Esto obliga a que Ibiza haga una reconversión de su oferta turística y tenga una gran oportunidad de crear un plan para fomentar el turismo responsable. Las grandes aglomeraciones de personas no serán posibles durante mucho tiempo y obliga a buscar nuevas soluciones.

Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -