- Publicidad Top Ad -

Hace 10 años se inauguró una obra largamente deseada por más de 50 años por los manabitas y ecuatorianos. Varios políticos ofrecieron la obra en su determinado momento pero únicamente el gobierno de Correa pudo cumplir. Así se entregó el puente más largo del país que une Bahía con San Vicente.

El puente sobre el estuario del río Chone que une a Bahía de Caráquez con San Vicente recibió el nombre de Los Caras. Lo dijo El Presidente de la República Rafael Correa durante su discurso de inauguración. Los habitantes de San Vicente y Bahía de Caráquez asistieron a la ceremonia. A las 20:00 terminó el discurso de inauguración oficial del puente por parte del presidente Rafael Correa. Antes, tras su arribo desde Cuenca, el Mandatario recorrió el área en helicóptero.

La idea de construir un puente sobre el estuario del río Chone, al norte de Manabí, nació después de una propuesta electoral en dos ocasiones por el mismo candidato presidencial.

La primera vez fue en 1956 cuando el extinto Raúl Clemente Huerta llegó a Bahía de Caráquez, capital del cantón Sucre. Entonces era candidato a la Presidencia, dice Carlos Mendoza, actual alcalde de ese cantón. La segunda vez ocurrió en 1978; 54 años después, el paso se construyó.

- Publicidad Inline Ad -

Hace 10 años el Cuerpo de Ingenieros del Ejército (CIE), a cargo de la obra, la entregó al ministro de Defensa Javier Ponce. El puente, considerado el más grande del país y que une a San Vicente con Bahía de Caráquez, tiene 1980 metros de longitud.

El puente de 13,20 metros de ancho, dividido en dos carriles y una ciclovía está listo. La obra costó USD 102 millones. John Rojas, nativo de San Vicente, conduce el vehículo del alcalde de San Vicente, Humberto García.

“Me siento lleno de felicidad. Hubo muchos políticos que llegaron, nos prometieron, incluso nunca me olvido que el ex presidente Gustavo Noboa, a tres días de culminar su mandato, firmó algo parecido a un contrato para iniciar la construcción de nuestro puente”.

La conexión vial siempre fue el impedimento para que Manabí y la zona norte se desarrollara, dice Mendoza. “Tuvimos tiempos buenos como el boom camaronero. Circulaba mucho dinero, la economía era una de las mejores de Manabí”, dice Gustavo Gilses, empresario de Bahía.

El puente es el regocijo para nuestra zona. “Hace 50 años aquí nos transportábamos utilizando la playa. Se esperaba la marea baja para circular en vehículos, luego seguíamos hacia San Clemente, San Jacinto y posteriormente a Portoviejo.

Eran tiempos de riesgo donde nos jugábamos la vida frente a las fuertes olas del mar”, reseña Gilses. “Parecía que no se haría realidad. A medida que avanzaba la construcción nos preguntábamos ¿terminarán la obra?, dice Manuel Cedeño, quien vende ropa en San Vicente. “Cuando se ve por las noches iluminado el puente, los más adultos creemos que ya podemos morir en paz”, dice el alcalde García.

Confirmado.net / El Comercio / Videos Obras Públicas /

- Publicidad InText -