Correa sobre Mujica: “Se ha convertido en un referente político de talla mundial”. El Pepe deja la política.

58
En nombre de los 15 millones de ecuatorianos “queremos reconocerte y agradecerte cuando caminas sin escoltas, cuando refugias en el palacio presidencial a los indigentes, cuando te ríes de los protocolos”, dijo el mandatario ecuatoriano.

José Mujica, el Pepe, deja la política. El expresidente de Uruguay ha formalizado este martes su renuncia a su escaño como senador “echado por la pandemia” y en contra de sus deseos. Pero “hay un tiempo para llegar y un tiempo para irse en la vida”, dijo ante el Senado con su habitual claridad de ideas. 

El expresidente de Uruguay José ‘Pepe’ Mujica formaliza su renuncia al Senado y se retira de la política

José Mujica se le considera uno de los políticos más atípicos del mundo. Se lo reconoce en todo el mundo por ser un luchador incansable sin vocación de héroe pero contrario a la injusticia social. Pepe Mujica, expresidente, exguerrillero que fue herido con seis balazos y guardó prisión por 15 años, también fue diputado y ministro.

Rafael Correa condecoró a José Mujica con la Orden Nacional al Mérito, en el grado de Gran Collar

“Querido compañero Pepe Mujica, como bien tu dices, somos los del sur, venimos del sur y para él trabajamos. Es posible que nosotros no veamos los frutos de este esfuerzo de integración en que nos hemos empeñado juntos, serán nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos quienes cosecharán los frutos de la unidad”, le dijo Rafael Correa al uruguayo durante la entrega de la máxima condecoración que otorga el gobierno del Ecuador, la Orden Nacional al Mérito, en el grado de Gran Collar, durante un acto oficial celebrado el 4 de diciembre de 2014.

El gobierno ecuatoriano presidido por Rafael Correa hizo el reconocimiento a Mujica por su lucha por la justicia social, con lo que se ha “convertido en un referente político de talla mundial”, según un decreto presidencial.

“Desde su firme compromiso con sus ideales de justicia, libertad e igualdad, y a través de su ejemplar conducta de austeridad, solidaridad y sacrificio para con las personas desfavorecidas de su país, es considerado mundialmente como una persona de altísima valía moral”, añade la disposición.

En nombre de los 15 millones de ecuatorianos “queremos reconocerte y agradecerte cuando caminas sin escoltas, cuando refugias en el palacio presidencial a los indigentes, cuando te ríes de los protocolos”, dijo el mandatario ecuatoriano. 

A su turno, Mujica aseguró que el único mérito que tiene es haber nacido en el mejor continente del mundo.

Consideró ser un luchador incansable sin vocación de héroe pero contrario a la injusticia social.

“Agradezco a todos por este bello homenaje, pero al salir de aquí sigo siendo el mismo viejo lleno de sueños y esperanzas”, dijo Mujica.

Invitó a la juventud a comprometerse en buenas acciones de beneficio para todos.

“Amen, la vida es una sola y esa no la vamos a comprar en un supermercado”, apuntó.

Último discurso de José Mujica como senador de la República. Dado el 20 de octubre de 2020:

Genio y figura hasta la sepultura. Les tengo que agradecer tanto reconocimiento. Quiero agradecer porque hay un tiempo para llegar y un tiempo para irse en la vida. Le agradezco a los funcionarios que en estos 26 años en esta casa me han soportado. Sé que algunos ya no están. A muchos colegas, diputados y senadores con los que he compartido horas duras y otras hasta jocosas. Los quiero simbolizar en uno que se sentaba en esta butaca, (Alejandro) Atchugarry, un liberal de marca mayor, no un liberal solo en economía, en lo humanístico a lo largo de los años y cuando me tocó ser ministro me llamó por ahí en un boliche y me dijo: ‘Pepe ten cuidado con esto, y con esto… y cuando vayas a firmar algún papel fijate que lo haya revisado algún abogado de oficio’. Y cuando se enteró que había contradicciones en nuestro gobierno me llamó.

Un hombre de categoría superior que no está entre nosotros pero lo quiero nombrar como un símbolo de algo que hay que conversar que es la bonhomía, a pesar de las rispideces del sistema político de este país. Que siendo pequeño tiene que huir de las grietas y tiene que lograr una media de cosa común que se mantenga en el tiempo a lo largo de los años. 

Quiero además agradecer a los colegas. Me voy porque me está echando la pandemia. Ser senador significa hablar con gente y hablar por todos lados. El partido no se juega en los despachos, y estoy amenazado por todos lados: por vejez y por padecer una enfermedad inmunológica crónica -si mañana aparece una vacuna yo no me puedo vacunar-. 

Han sido muy elogiosos, demasiado elogiosos. Yo tengo mi buena cantidad de defectos, soy pasional, pero en mi jardín hace décadas no cultivo el odio porque aprendí una dura lección que me enseñó la vida… que el odio termina estupidizando porque nos hace perder objetividad frente a las cosas.

El odio es ciego como el amor pero el amor es creador y el odio destruye. Y una cosa es la pasión y otra cosa el cultivo del odio. 

La era digital

El tiempo impone cambios y estamos entrando en otra época, la digital. Ni mejor ni peor… distinta. Creo que han aparecido problemas tecnológicos que son capaces de predecir cómo es el carácter y cómo es esencialmente las líneas motrices de la conducta humana a veces sin siquiera hablar con nosotros. Y este va a ser un dilema que van a tener los Estados y los sistemas políticos del futuro: ¿Hasta dónde es violable la intimidad y la dignidad humana y hasta dónde existe la libertad?

Porque hasta hace poco creíamos con pasión, una definición de la libertad y ahora la ciencia nos dice ‘si por libertad se entiende seguir los deseos e inclinaciones, la libertad existe, pero si por libertad se entiende que somos capaces nosotros de gestar esas inclinaciones y esos deseos, la libertad no existe’. 

He vivido con una definición y me cambiaron toda la letra ahora: este problema lo tienen las nuevas generaciones, y la política tendrá que hacerse cargo. Porque la política es la lucha por la felicidad humana aunque suene a quimera. 

«Las causas quedan»

Y finalmente, mucha gente nos ha dado el apoyo estos años, veintipico de años, y tengo que estar agradecido con ellos, los que deciden anónimos en el seno del pueblo. En política no hay sucesión, hay causas y los hombres y mujeres pasamos. Algunas causas sobreviven y se transforman porque lo único permanente es el cambio. La biología influye cambios pero también tiene que existir la actitud de cambio, de dar oportunidad a nuevas generaciones, ayudar a construir el porvenir ya que la vida se nos va y las causas quedan. 

He pasado de todo en la vida. He estado seis meses atado con alambres con las manos en la espalda. Irme del cuerpo por no poder aguantar en un camión por estar dos días o tres encerrado. Estar dos años sin que me lleven a bañarme, y tener que bañarme con una taza de agua y un pañuelo. He pasado de todo. Pero no le tengo odio a nadie. Y les quiero transmitir a los jóvenes que hay que darle gracias a la vida, porque triunfar en la vida no es ganar sino que es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae.

Confirmado.net / TELESUR / Canal Onda Digital / El País de Uruguay / El Universo

- Publicidad Bottom Ad -