La liberación de la pobreza en China es una contribución mundial

Instituciones bancarias chinas han aunado sus recursos e incrementado el apoyo financiero para la batalla del país contra la pobreza en medio de la COVID-19.

BEIJING, 19 sep (Xinhua) — Mientras la devastadora pandemia de COVID-19 arrastra a un número creciente de personas a la pobreza en todo el mundo, los esfuerzos chinos de liberación de la pobreza ofrecen esperanza.

Los logros y esfuerzos de China en la lucha contra la pobreza no solo han contribuido a la causa mundial de la reducción de la pobreza, sino que también han dado un ejemplo pionero de importancia práctica a la comunidad internacional.

En las últimas siete décadas, China ha logrado sacar a 850 millones de personas de la pobreza, lo que representa más del 70 por ciento del alivio de la pobreza mundial, estableciendo un récord en la historia de la humanidad.

A finales de 2019, el número de personas empobrecidas en las zonas rurales de China se redujo a 5,51 millones, desde los 98,99 millones registrados en 2012.

Cabe mencionar que China está en camino de erradicar la pobreza extrema en todo el país para 2020, lo que convertirá a la nación asiática en la primera del mundo en acabar con la pobreza absoluta.

Tales logros, además de contribuir a la causa mundial de la liberación de la pobreza, también mejoran en gran medida los derechos humanos del pueblo chino, dada la enorme población de China.

Poner fin a la pobreza encabeza los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas para 2030. Sin embargo, el secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que la respuesta global para lograr los objetivos ambientales y de pobreza acordados por los líderes mundiales en 2015 no ha sido “lo suficientemente ambiciosa”.

A su juicio, será muy difícil reducir la tasa de pobreza extrema por debajo del 3 por ciento para 2030. Peor aún, la ONU ha predicho que la pandemia de COVID-19 provocará que un número cada vez mayor de personas caiga en la pobreza.

¿Ayudarán las prácticas de China a disminuir las preocupaciones globales sobre la pobreza en el mundo? La respuesta es positiva. Si se puede erradicar la pobreza en un país tan grande y anteriormente empobrecido como China, otros países tienen la esperanza de poder hacerlo también.

La liberación de la pobreza es un “microcosmos” del desarrollo de China, ya que demuestra cómo el sistema del país realmente funciona sobre el terreno, comentó Robert Lawrence Kuhn, un destacado experto estadounidense en China y presidente de la Fundación Kuhn.

La experiencia de China también demuestra que los esfuerzos de liberación de la pobreza deben basarse en las condiciones propias de un país e implican acciones prácticas y la participación de toda la sociedad.

Para maximizar los resultados en el alivio de la pobreza, Beijing ha organizado diferentes fondos y ha personalizado el apoyo según las diferentes situaciones en las aldeas y las familias.

El compromiso internacional también ha desempeñado un papel clave en la causa de la liberación de la pobreza en China.

Las organizaciones internacionales, entre ellas el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), han apoyado al país asiático, que por su parte ha tenido un rol activo en la cooperación mundial, contribuyendo con el suministro de material, ayuda financiera o personal a los esfuerzos de reducción de la pobreza de otras naciones.

El exsecretario general de la ONU Ban Ki-moon elogió el desarrollo nacional de China y el éxito en la implementación de los ODS, y acotó que era parte integral de los logros globales en ese frente.

Como siempre, el unilateralismo y el proteccionismo representan un obstáculo en contra de la causa mundial de la reducción de la pobreza. El mundo debe mantenerse sobrio y darse cuenta de que solo mediante la cooperación abierta podemos abrazar el desarrollo común, que es la forma fundamental de erradicar la pobreza.

Además, la pobreza extrema no se trata solo de la falta de ingresos o de los errores de las personas o de las familias, consideró Olivier De Schutter, relator especial de la ONU sobre pobreza extrema y derechos humanos.

“Se trata de opciones políticas que excluyen, discriminan y marginan a las personas”, sostuvo.

Los esfuerzos de China por reducir la pobreza nunca terminarán, ya que la liberación de la pobreza en todas sus formas sigue siendo una causa a largo plazo para el mundo en su conjunto.

Por lo tanto, es indispensable que los países aborden este desafío común al que se enfrenta la humanidad con una voluntad política firme, políticas específicas y una estrecha cooperación internacional.

Confirmado.net / Agencia XINHUA

- Publicidad Bottom Ad -