China ha logrado aliviar pobreza como ningún otro país en la historia, afirma académico argentino

La experiencia exitosa de China en esta materia alecciona al mundo respecto a que el crecimiento económico es también un resultado del combate a la pobreza y la mejora de las condiciones de vida de las personas, y no exclusivamente a la inversa, según la consideración del académico.

Los esfuerzos de China para aliviar la pobreza dentro de su territorio han generado resultados “sin paralelos en el mundo”, que convierten al país asiático en un referente global en esta materia, opinó hoy el académico argentino Santiago Bustelo.   

El investigador del Centro de Estudios Argentina-China de la Universidad de Buenos Aires (UBA) consideró en diálogo con Xinhua que el ejemplo de China en términos de reducción de la pobreza, “debe ser considerado como uno de los más importantes de la historia de la humanidad”, al no tener precedentes en las últimas décadas.   

A juicio del entrevistado, los resultados del alivio de la pobreza de China es “sin paralelos en el mundo”, lo que “permite afirmar que en las últimas décadas, China ha sido el país que más ha contribuido para la reducción de la pobreza a nivel mundial”, agregó el entrevistado.   

Para el también candidato a doctor en política internacional por la Universidad de Fudan, en la ciudad china de Shanghai, el país asiático ha logrado este resultado a través de estrategias que han requerido combinar dirección y liderazgo político, junto a un modelo robusto de crecimiento económico y una gran capacidad de adaptación a las circunstancias políticas.   

Consideró en ese sentido que el objetivo del gobierno chino de eliminar la pobreza absoluta este año es alcanzable, debido al ritmo de descenso mostrado, lo que ha generado que unos 90 millones de personas de las áreas rurales se libraran de la miseria entre 2013 y 2019.   “En los últimos años se han aumentado de forma exponencial los esfuerzos del gobierno para alcanzar este objetivo”, dijo Bustelo.   

La experiencia exitosa de China en esta materia alecciona al mundo respecto a que el crecimiento económico es también un resultado del combate a la pobreza y la mejora de las condiciones de vida de las personas, y no exclusivamente a la inversa, según la consideración del académico.   

“Muchas veces se considera que la reducción de la pobreza es una consecuencia del desarrollo económico, pero lo que China demuestra es precisamente que el combate a la pobreza es uno de los motores y causas del desarrollo”, explicó Bustelo.   

“Se trata de dos procesos concomitantes que se retroalimentan mutuamente, en el sentido de que el desarrollo económico es necesario para reducir la pobreza, pero a su vez, la reducción de la pobreza también es un factor necesario para alcanzar el desarrollo económico”, agregó el experto.   

Atribuyó parte de los avances logrados en materia de alivio de la pobreza a la visión y liderazgo de los líderes chinos, que “han dejado de concentrarse únicamente en la cuestión del crecimiento económico y ha pasado a focalizar sus esfuerzos en la calidad de este crecimiento”.   

“Es posible afirmar que la cuestión de la pobreza es uno de los elementos más importantes de la agenda del gobierno chino. Para esto, una de las medidas principales ha sido la asignación de recursos fiscales para los sectores más vulnerables”, dijo.   

Bustelo apuntó a la experiencia de China como ejemplo a emular por los países latinoamericanos, en una región sometida por inestabilidades políticas, además de vaivenes económicos y financieros, que han impedido una larga y continua trayectoria de combate a la pobreza.   

“Ningún país del continente ha logrado alcanzar realmente  (hasta ahora) un modelo de desarrollo exitoso y sustentable, que permita la reducción de la pobreza de forma sostenida”, consideró.   “En este sentido, nuevamente la experiencia de China reafirma esta importante lección: no hay desarrollo económico posible sin políticas adecuadas de inclusión social y reducción de la pobreza”, argumentó.   

El colaborador del Centro de Estudios Argentina-China precisó que el alivio mundial de la pobreza debe ser un resultado de la estabilidad global, por lo que las acciones unilaterales y proteccionistas que han tomado algunos países de occidente solo incrementan el clima de inestabilidad, alejando el horizonte de erradicación de la miseria.   “Un contexto global estable y cooperativo es sin dudas una de las condiciones necesarias para poder desarrollarse”, mencionó.   

“En este sentido, el unilateralismo reciente de los Estados Unidos afecta la estabilidad y funcionamiento ordenado del sistema internacional, particularmente en los aspectos económicos, comerciales y financieros”, complementó.   A decir de Bustelo, esta “inestabilidad e imprevisibilidad” afectan a los países en vías de desarrollo, al generar dificultades para la expansión del comercio y las inversiones.   

El combate a la pobreza también deberá ser fruto de un ambiente de cooperación, que sólo será posible dentro de un sistema internacional en el que las voces de los países menos desarrollados sean escuchadas, concluyó el académico.

Con información de Agencia XINHUA / Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -