La OMC da la razón a China en su disputa arancelaria con Estados Unidos

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Zhao Lijian añadió que las restricciones de EE.UU. expusieron la hipocresía de la llamada libertad de prensa pregonada por Washington.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) condenó este martes (15.09.2020) los aranceles impuestos por Estados Unidos a China en 2018 y 2019, uno de los principales frentes en la guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo. Los aranceles impuestos por Washington “no son consistentes con los principios de Nación Más Favorecida de la OMC, y exceden las tarifas máximas acordadas por EE. UU.” ante el organismo, subraya la decisión tomada por un panel de expertos a petición de China, que llevó el caso a Ginebra ya en abril de 2018.

En junio de ese año el Gobierno de EE. UU. impuso aranceles del 25% a exportaciones chinas por valor de 50.000 millones de dólares, y en septiembre dictó otros del 10% (aumentados al 25% en mayo de 2019) a más exportaciones procedentes de China, por valor de 200.000 millones de dólares.

El gobierno de Donald Trump respondió con dureza cargando contra la OMC. La oficina del representante comercial estadounidense (USTR), Robert Lighthizer, dijo que la condena del organismo “confirma lo que el gobierno de Trump ha estado diciendo desde hace cuatro años: la OMC es totalmente inadecuada para detener las nefastas prácticas tecnológicas de China”.

El representante comercial también es artífice de un acuerdo bilateral alcanzado en enero con Pekín, que permitió una tregua en este conflicto entre las dos mayores economías del mundo que llenó al mundo de incertidumbre. “Es importante destacar que el informe no tiene ningún efecto en el histórico acuerdo de Fase Uno entre Estados Unidos y China, que incluye nuevos compromisos de China para impedir el robo de tecnología estadounidense”, agregó el funcionario.

A pesar de aquel acuerdo, la disputa comercial está lejos de haberse cerrado. Ayer mismo, las autoridades estadounidenses anunciaron que bloquearían las importaciones de productos chinos procedentes del “trabajo forzado” de la minoría uigur. Los productos afectados incluyen algodón, vestimenta, productos capilares y electrónicos de cinco fabricantes específicos en Xinjiang y en la vecina Anhui. lgc (efe/afp)

Con información de Deutsche Welle / Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -