Científicos de Quito confirman el primer reinfectado de coronavirus en Sudamérica

Ecuador tiene casos positivos de COVID-19 en sus 24 provincias

El Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco ha identificado el genoma de dos cepas del SARS-CoV-2 en un mismo paciente como ocurrió en el caso de Hong Kong

Un ecuatoriano de 46 años que fue diagnosticado con covid-19 en mayo y que dio por superada la enfermedad en junio ha vuelto a presentar síntomas más graves en agosto. El instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito asegura que se trata del primer caso de un reinfectado por SARS-CoV-2 en Ecuador y en Sudamérica. “Se ha secuenciado el genoma completo de dos cepas diferentes en el mismo paciente demostrando que la reinfección es posible y que en algunos casos la primera infección puede no producir una respuesta inmune eficiente para evitar una segunda infección”, especificaron los científicos de la universidad al comunicar el resultado de su estudio.

Se trata de un profesional que no tenía ninguna enfermedad preexistente y que comenzó a tener síntomas leves en mayo, sin haber podido identificar la fuente inicial de contagio. Se sometió a una primera prueba PCR que dio resultado positivo, cuenta el investigador de la San Francisco de Quito, Paul Cárdenas. Estuvo tres días con síntomas leves como dolor de cabeza, congestión nasal y cansancio. Tras mejorar, se hizo una segunda prueba PCR que dio negativo en junio. Un mes después, añade el miembro del equipo que identificó las dos cepas, el paciente estuvo en contacto con otra persona contagiada y volvió a manifestar síntomas. Fueron más graves y duraron una semana: dolor corporal, fiebre de 38,5 grados, fuerte dolor de espalda, tos y dificultad para respirar. No llegó a necesitar hospitalización. La PCR dio positivo por segunda vez.

“Ahora está bien y con un nuevo resultado negativo. Como el paciente acudió a nuestra universidad las dos veces para realizarse el test diagnóstico, teníamos las muestras y pudimos secuenciar el genoma: encontramos 19 diferencias”, explica Cárdenas. En un lenguaje más sencillo, aclara, se detectó que el hombre de 46 años había estado contagiado con dos variantes del mismo virus, como si fueran “dos linajes”. Eso descarta que se tratara del virus inicial y que hubiera permanecido durante largo tiempo en su organismo. “Secuenciar el genoma es como hacer una huella digital que, en este caso, nos permitió comprobar que eran dos cepas, dos orígenes del mismo virus, porque este va mutando”. Es un caso similar, dice, a los que ya se han identificado en Hong Kong, Bélgica, Holanda y Estados Unidos.

En Ecuador, dice Cárdenas, hay otros dos casos con sospecha clínica por reinfección que cumplen los mismos requisitos. Es decir, dos casos más en los que hay pacientes con un posible segundo contagio y en donde sí se han guardado las muestras de la primera prueba para poder comparar el genoma. “El problema que tenemos aquí es que hay pacientes que acuden a laboratorios privados a hacerse las pruebas y estos desechan las muestras inmediatamente; si se reinfectan no podemos hacer el análisis de las cepas”, matiza.

Además de Cárdenas, en el equipo investigador hay otros ocho miembros: Sully Márquez, Belén Prado-Vivar, Juan José Guadalupe, Bernardo Gutiérrez, Verónica Barragán, Patricio Rojas-Silva, Gabriel Trueba, Michelle Grunauer, de la Universidad San Francisco de Quito —el único centro que puede secuenciar genomas en el país— en colaboración con el departamento de Zoología de la Universidad de Oxford. En los últimos seis meses aseguran haber identificado 52 variantes del virus que van circulando en Ecuador.

El estudio sobre la primera reinfección del país y de Sudamérica se ha enviado ya a una revista científica, tal y como se hizo en los casos de Hong Kong y de los otros dos reinfectados. También se ha informado al Gobierno de Ecuador dentro del plazo de 48 horas establecido, explica el investigador, en respuesta a los cuestionamientos que hizo el ministro de Salud ecuatoriano al darse a conocer la noticia de la reinfección. Juan Carlos Zevallos reprochó ante la prensa local que la universidad no había seguido los protocolos de comunicación del hallazgo.

Pero Cárdenas aclara: “Hemos dado el paso básico, que es enviar el estudio a publicar. Sí se puede decir que tenemos el primer caso de reinfección en el país y lo que falta por hacer es, digamos, un trámite burocrático”, matiza el científico que ha querido despejar las preocupaciones sobre la eficacia de las vacunas y el impacto de las reinfecciones. “Algunos pacientes podrían volver a contagiarse si la respuesta inmune no fue suficiente la primera vez, pero eso no significa que las vacunas no vayan a funcionar o que vayan a repetirse las cifras de muertos que, lamentablemente, tuvimos al principio en Guayaquil”. La lección que deben dejar estos casos de reinfección, apunta, es que nadie debe relajar las precauciones, ni siquiera los que ya se han contagiado una vez.

Con información de diario EL PAÍS / Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -