Renegociación de la deuda. Argentina al servicio del pueblo; Ecuador al servicio de los bonistas. (O) Marcelo Varela

Luego de la renegociación de la deuda ecuatoriana llevada a cabo el 3 de agosto de 2020, los grandes medios de comunicación sumado a los neoliberales aplaudieron el acuerdo y lo han calificado como muy beneficioso para el país, “un éxito la renegociación”.

Los grandes medios citando solamente a neoliberales (muchos de ellos culpables de la crisis financiera de 1999) han indicado que “en Ecuador el promedio de plazo es de 6,1 años para estos papeles y una tasa promedio de 9,2%. Son condiciones onerosas considerando que los multilaterales le vienen prestando la Ecuador a menos del 4% y a más de 10 años plazo” (El Comercio, 3 de agosto de 2020). Es decir, la deuda contraída anteriormente era onerosa, sin embargo, la renegociación a 20 años, con 5 años de gracia y a una tasa de 5,2% (mayor a lo que se indica por préstamos de los multilaterales) no es onerosa.

¿Cuánta ignorancia? Les invitó a los grandes medios y a los neoliberales a realizar una tabla de amortización simple con las condiciones indicadas, y vean cuál es más onerosa, la contraída a menor plazo o la contraída a mayor plazo, tal como la figura siguiente así lo muestra.

¿Entonces porque el gobierno señala que la deuda se reducirá en 1.500 millones de dólares? Porque están contabilizando el valor de los papeles en 0,91 centavos (17.300 millones x 0,91 centavos es igual a 15.743 millones, la diferencia 1.557 millones de dólares, bravísimo, aplausos a estos economistas y al gobierno), cuando el valor real a marzo era de 0,22 centavos y hoy en promedio es de 0,32 centavos (luego de prepagar la deuda en marzo y abril por más de 1.300 millones de dólares). Y de esta manera dicen que el país dejará de pagar 1.500 millones de dólares, cuando pudo haber dejado de pagar 9.115 millones de dólares (considerando el valor de los bonos renegociados por Argentina).

Además, los medios indican que el pago de marzo y abril evitó el default del país, “si el país no cumplía con ese valor habría sido muy difícil alcanzar un acuerdo, tal como le sucede a Argentina…Un aspecto clave en el proceso fue la victoria que logró el país en una Corte de Nueva York el pasado viernes 31 de agosto del 2020, la cual negó la pretensión de suspender el proceso por parte de dos fondos minoritarios, que De la Torre calificó de “buitres”. Esta fue una señal positiva para el mercado y animó a los tenedores de bonos que aún no habían decidido su voto” (Augusto de la Torre, El Comercio, 3 agosto 2020).

Y ponen de relevancia en el contexto de renegociación, tanto los grandes medios como los neoliberales, la demanda de 2 empresas inversionistas que tienen menos del 3% de los papeles de deuda, como gran victoria, cuando eso fue una cortina de humo, para tener argumentos de lo ventajoso que era la renegociación, que la renegociación se dio porque el gobierno de Ecuador tiene credibilidad, que el mercado financiero cree en el país, ¿por eso siguen acudiendo a préstamos de China?

Además, indican que se negoció más pronto que Argentina y el pago adelantado de bonos fue la clave, ¿en realidad no se hubiese alcanzado un acuerdo como Argentina lo hizo, que con default incluido renegoció su deuda en mejores condiciones?

El cuadro de abajo muestra el comparativo de renegociación entre Ecuador y Argentina, el cual muestra la diferencia entre un gobierno títere y lacayo al servicio del capital financiero y las oligarquías, y un gobierno libre y soberano que renegocia a beneficio de su pueblo. Mientras el Gobierno de Argentina renegoció su deuda en mejores condiciones que el Ecuador, sin condicionantes con el FMI, sin pagar deuda (entrando en default), con mayores años de gracia, al 55% del valor de los bonos; el Gobierno de Ecuador lo hace con condicionantes del FMI, prepagando deuda, pagando 3 veces el valor real del bono, al 91% del valor de los bonos. Y en este contexto perjudicial al Ecuador respecto a la renegociación argentina, salen a decir los grandes medios y los neoliberales, que es un gran acuerdo, un éxito la renegociación, excelente la negociación ecuatoriana.

Lo único bueno de esta renegociación ecuatoriana es que por 5 años se tendrá mayor liquidez, pero en los siguientes 15 años nos cobrarán con creces ese período de no pago. Y lo correcto y coherente en todo este proceso de renegociación, fuese que los tenedores de deuda, aquellos que se benefician, salgan a aplaudir esa renegociación, porque les beneficia a ellos, pero que salgan a festejar neoliberales que ni siquiera son dueños de bonos, muchos viven de su sueldo, e incluso viven del estado siendo servidores públicos en universidades o instituciones públicas, es un abusurdo.

Quedando la renegociación de la deuda argentina reducida en términos de rentabilidad para los bonistas producto de una mejor renegociación a su abultada deuda contraída por el gobierno neoliberal de Macri, tal como lo muestra la gráfica.

Mientras la curva de rentabilidad de la deuda del Ecuador, muestra la mejora para los tenedores de deuda durante el gobierno neoliberal de Moreno y la renegociación. Tal como se presenta a continuación.

Lo indicado arriba, muestra que una renegociación en mejores condiciones es posible (incluso si se llegará a default, que automáticamente mejoría las condiciones de renegociación) pero es claro la diferencia existente entre los gobiernos de Ecuador y Argentina, mientras el uno (Ecuador) esta a órdenes de las oligarquías, los bonistas y el FMI, el otro (Argentina) se debe a su pueblo, a su soberanía, y ahí los resultados alcanzados en ambas negociaciones.

“El orgullo nacional se gana plantándose frente a los acreedores” (Alberto Fernández, presidente de Argentina).

Artículo escrito por Marcelo Varela


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -