CHINA: Científicos de Wuhan rechazan acusaciones sobre fuga del coronavirus y urgen cooperación internacional

Chen Xiaomei (i) y Ji Chao (d), quienes formaban parte del equipo de apoyo médico de Hainan, visitan la Torre de la Grulla Amarilla, en Wuhan, provincia de Hubei, en el centro de China, el 7 de agosto de 2020.

El actual coronavirus “no pudo haberse filtrado de un laboratorio”, señalaron este lunes virólogos chinos a los medios estadounidenses, pidiendo más cooperación internacional durante el turbulento período de la pandemia.

   “En repetidas ocasiones he enfatizado que fue el 30 de diciembre cuando nos pusimos en contacto con las muestras que eran similares a la neumonía del SARS o una neumonía de causa desconocida enviadas desde el hospital”, apuntó el director del Laboratorio Nacional de Bioseguridad de Wuhan, Yuan Zhiming, a la NBC, el primer medio de comunicación occidental que fue invitado al instituto desde el brote de la COVID-19 en China.

   Yuan enfatizó en que “no encontramos el nuevo coronavirus antes de eso… no hay forma de que se filtre del laboratorio”.

   Sus comentarios fueron secundados por la directora del Instituto de Virología de Wuhan (IVW), Wang Yanyi, quien sostuvo en su entrevista con NBC News que el hecho de que ninguno de los científicos del instituto contrajera la enfermedad hace extremadamente improbable que el virus haya escapado del laboratorio.

   El IVW, fundado en la década de 1950, es una organización de investigación de renombre que se convirtió en el primer laboratorio de nivel 4 de bioseguridad de China. A raíz de la pandemia de COVID-19, el IVW ha sido objeto de múltiples teorías de la conspiración que sugieren que el virus se filtró desde su laboratorio.

   Sin embargo, hay un consenso en la comunidad académica internacional de que la teoría de la fuga no tiene evidencia y que el virus tiene un origen natural.

   El principal experto en enfermedades infecciosas de EE.UU. y funcionario de salud, Anthony Fauci, ha aclarado que la evidencia científica actual muestra que es muy poco probable que el virus haya sido creado por el hombre.

   “Si miras la evolución del virus en los murciélagos y lo que hay ahora, (la evidencia científica) se inclina muy, muy fuertemente hacia que esto no podría haber sido manipulado artificial o deliberadamente”, explicó en una entrevista publicada en mayo por National Geographic.

   Peter Daszak, director de EcoHealth Alliance, una red global sin fines de lucro que desarrolla soluciones para prevenir pandemias, también señaló que no hay “absolutamente ninguna evidencia de que haya escapado de un laboratorio”.

   “El hecho de que publicaran la secuencia (del patógeno) tan rápidamente me sugiere que no estaban tratando de encubrir nada”, acotó.

   De hecho, a pesar de las repetidas acusaciones de la administración de EE.UU. de que la COVID-19 provino de un laboratorio de investigación o un mercado de Wuhan, no ha proporcionado ninguna prueba que respalde sus afirmaciones.

   Según NBC News, funcionarios estadounidenses de inteligencia actuales y anteriores dijeron en abril que las agencias de espionaje habían descartado que el coronavirus fuera provocado por el hombre.

   Enfrentando una gran controversia sobre la teoría de la filtración, la directora del IVW, la doctora Wang, expresó que “es lamentable que seamos puestos como chivos expiatorios sobre el origen del virus”.

   “Cualquier persona se sentiría inevitablemente muy enojada o incomprendida al ser objeto de acusaciones injustificadas o maliciosas mientras realiza investigaciones y trabajos relacionados con la lucha contra el virus”, aseguró Wang.

   A pesar de ser tratados con injusticia, los expertos chinos pidieron más cooperación internacional en medio de la devastadora pandemia de COVID-19.

   Wang aseguró que el instituto “apoyará plenamente” a la Organización Mundial de la Salud en sus esfuerzos por investigar el origen del patógeno, instando a que la política no empañe las investigaciones sobre cómo el virus se propagó a los humanos.

   Yuan declaró que el deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China dañará la cooperación científica, que es vital para mitigar el brote.

   “No queremos ver tensiones entre China y Estados Unidos porque no es bueno para el desarrollo científico. No es bueno para el progreso y la estabilidad del mundo”, enfatizó.

   Expuso que “hemos aprendido mucho de los científicos estadounidenses en términos de tecnología científica, coraje y experiencia”.

   “Durante esta pandemia creo que todavía tenemos que creer en la ciencia, respetar la ciencia y confiar en los científicos”, subrayó.

Con información de Agencia XINHUA / Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -