Día Mundial del Ambiente: la nueva normalidad debe impulsar un pacto por la naturaleza y las personas 

  • Según el Informe Planeta Vivo 2018 de WWF, en los últimos 50 años las poblaciones de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles se redujeron  en promedio un 60%. 
  • La primera Evaluación Global de Biodiversidad, publicada por el IPBES el año pasado, asegura que el 75% de la superficie terrestre ya ha sufrido algún tipo de impacto causado por el humano. 

“Aún hay un debate muy serio sobre la relación entre las pandemias, la destrucción de la naturaleza, y la salud humana. Los bosques tropicales, son el hogar de millones de especies, muchas aún desconocidas por la ciencia. La crisis que estamos viviendo nos debe llevar a reflexionar sobre la relación de los seres humanos con la naturaleza. Las lamentables pérdidas humanas y los altos costos socioeconómicos de esta pandemia se deben, entre otros factores, a que nuestra relación con la naturaleza se ha vuelto insostenible, y sobre todo, a que hemos creado sociedades consumistas, sedientas de riqueza y comodidad, pero al mismo tiempo inequitativas y excluyentes”, señala el Director de WWF-Ecuador. 

Nuestra relación con la naturaleza se ha vuelto insostenible; 75% de los ecosistemas terrestres están afectados por la degradación del suelo, la quema de combustibles fósiles, la sobreexplotación de recursos y la deforestación ya han causado un incremento de 1.5° C sobre la temperatura promedio mundial. Hemos llegado al límite, y nos acercamos a un punto sin retorno. En este Día Mundial del Ambiente,  es indispensable replantear la relación de la humanidad con la naturaleza e impulsar una reinvención de la normalidad, en la que finalmente se consideren y mantengan, en el largo plazo, todos esos vínculos que conectan el bienestar del planeta con el bienestar humano.

 “El debate entonces será si recuperamos la economía en detrimento de la naturaleza, o si en verdad podemos conseguir de los tomadores de decisión, la voluntad y los recursos para impulsar los cambios sistémicos necesarios para garantizar un futuro justo, seguro y saludable para todos. Es decir, un planeta sano para una humanidad sana. Este es el momento de empezar a hacernos nuevas preguntas y a buscar nuevas respuestas.” concluye Tarcisio Granizo.

Con información de WWF Ecuador

Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -