Entre la violencia y la corrupción. (Fernando Borja Gallegos)

La muy lamentable violencia desatada en los Estados Unidos por la muerte de George Floyd, afro estadounidense que estuvo ocho minutos en el suelo con un oficial de policía presionándolo el cuello con la rodilla, cruel acto que fue filmado y publicitado en las redes sociales, desató una ola de protestas, disturbios violentos y múltiples saqueos.

Más de 40 ciudades de los Estados Unidos, miles de personas, blancos y negros, viejos y jóvenes exteriorizaron su furia por el crimen cometido.

Los disturbios referidos, comparables cuando Martin Luther King, fue asesinado en Memphis, Tennessee, el 4 abril de 1968.

La muerte de Luther King, líder del movimiento de la no violencia a favor de los derechos civiles de los negros, causó una gran revuelta como la que se vive hoy en los Estados Unidos.

Importante rememorar que Luther King en 1955, defendió la impertérrita actitud de Rosa Parks, una humilde y digna mujer de raza negra, que se negó a ceder su asiento en el autobús a un pasajero blanco, por lo que el conductor llamó a la policía y Rosa Parks fue detenida.

Martin Luther King, por el hecho relatado, organizó un boicot a los buses de Montgomery que duró 382 días. Por la valiente actitud de Luther King el gobierno norteamericano dispuso la abolición de la segregación racial en el transporte público, como sostengo en las páginas 162 y 163 de mi libro, cuyo título es “De Kennedy a Obama” publicado en el mes de enero del año 2015 –tercera edición-

Con el asesinato de George Floyd y la expresiva solidaridad del pueblo americano, se debe subrayar los inéditos gestos de solidaridad de los policías con los manifestantes: en Coral Gables, Florida, en medio de la revuelta, policías antidisturbios, se arrodillaron como actitud que identificaba el dolor de la muchedumbre.

En Michigan, el Jefe de la Policía Chris Swanson, fue aplaudido porque afirmó “Queremos estar con todos ustedes, de verdad, por tanto, me quito el casco, dejo los toletes, quiero hacer de esto un desfile, no una protesta”.

En la ciudad de Santa Cruz, California, el Jefe Policial, Andy Mills, se arrodilló unos minutos.

En Texas, el Jefe Policial Acevedo, sostuvo “Si tienes odio en tu corazón por la gente de color, supéralo. Porque esta ciudad es de una mayoría de minorías…aquí juzgamos a otros por lo que tienen en el corazón”.

El Alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, confirmó que su hija es una de los cientos de detenidos en la ciudad en las protestas por la muerte de Floyd. Con dicha declaración se comprueba que gente de toda condición social y económica repudió el mentado asesinato.

En la mayor parte de los países de América el crimen organizado, el despilfarro de los fondos públicos, en síntesis, el imperio del delito, produjo la furia e indignación popular que, se exteriorizó el 15 de octubre y el 15 de mayo de 2011.

En el año 2019, la protesta popular se incrementó, gente de todas las edades se movilizó exigiendo democracia, igualdad, salud, educación y fuentes de trabajo. Principalmente, pidieron que dejen de apropiarse de los recursos públicos y que se castigue a los delincuentes.

En muchos casos, la represión fue excesiva, la dureza insólita. La reacción fue inmediata, más furia, más reclamos. La muchedumbre imparable, destruyendo todo a su paso.

Nada difícil que con el transcurso del tiempo y de no atender los anhelos populares, con el ejemplo de las fuerzas del orden de Estados Unidos, las fuerzas del orden rindan homenaje a las multitudes que reclamen fin de la impunidad y castigo de los delincuentes.

Artículo de opinión escrito por el Dr. Fernando Borja Gallegos

Es egresado de la Escuela de Derecho de la Universidad Central del Ecuador, donde obtuvo un doctorado en Jurisprudencia. Realizó pos grados de Derecho Internacional en la Johns Hopkins University School of Advanced International Studies, en Washington D.C. en 1978; tiene un diplomado y reconocimiento de la Federación Nacional de Abogados del Ecuador.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -