La costosa línea de vida de Goldman obliga a Ecuador a desechar los préstamos bancarios antes de tiempo. (Bloomberg)

La nación recurrió a Goldman y a Credit Suisse para obtener préstamos en 2018.
El Ecuador llegó a un acuerdo con los tenedores de bonos para retrasar los pagos.

Artículo original de Bloomberg en inglés

Ecuador pagó anticipadamente los préstamos de empresas de Wall Street, incluyendo Goldman Sachs Group Inc. y Credit Suisse Group AG, después de que la venta de los bonos de la nación desencadenara pagos adicionales a los bancos.

El Ministerio de Finanzas cerró los tratos por un total de unos 1.000 millones de dólares el mes pasado, según un informe interno visto por Bloomberg. Los préstamos a cuatro años, que datan de 2018, parecían una medida de ahorro, ya que los dos bancos ofrecían condiciones más baratas que las tasas de interés en crisis que se encuentran en el mercado de bonos.

Para asegurar los acuerdos, el gobierno del presidente Lenin Moreno tuvo que poner notas por valor de casi 2.500 millones de dólares como garantía con pagos potenciales si había una gran caída en los bonos. Por supuesto, una venta en febrero en medio de precios del petróleo más débiles provocó un pago de aproximadamente 260 millones de dólares. Un descenso aún más pronunciado en marzo, cuando la pandemia de coronavirus empeoró, provocó otra de más de 500 millones de dólares. Los pagos consumieron una cantidad crítica de dinero en efectivo mientras el Ecuador luchaba con uno de los peores brotes de Covid-19 en la región y se vio obligado a retrasar los pagos de la deuda.

“El gobierno parece haber salido del principal lío en el que se metió, aunque a un costo importante”, dijo Andrés Arauz, el ex director general del banco central de Ecuador bajo el predecesor de Moreno, Rafael Correa. “El hecho de que acreedores selectos recibieran el valor total de su inversión mientras que los tenedores de bonos aplazaron sus cupones y los atrasos internos crecieron hará más difícil para este gobierno negociar un acuerdo creíble”.

Los portavoces de Goldman y Credit Suisse se negaron a comentar los acuerdos, al igual que los funcionarios del Ministerio de Finanzas de la nación.

La administración de Moreno llegó a un acuerdo con los tenedores de bonos el mes pasado para retrasar los pagos de intereses hasta mediados de agosto, dándole tiempo para asegurar la nueva financiación del Fondo Monetario Internacional antes de reanudar las negociaciones.

“Es una cosa menos de la que preocuparse”, dijo Siobhan Morden, jefe de la estrategia de renta fija latinoamericana de Amherst Pierpont Securities en Nueva York. “Hay 18.000 millones de dólares en eurobonos. Ese es el objetivo principal”.

Información original de Bloomberg en inglés

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -