MundoTitulares

Discurso fundamental del líder de Irán, Alí Jamenei con motivo del día internacional de Al-Quds

Con motivo del día internacional de Al-Quds, celebrado el 22 de mayo el líder supremo de la República Islámica de Irán, Alí Jamenei dio un discurso central del que extraemos los aspectos fundamentales.

Hoy es el Día de Al-Quds, día que fue instituido por inteligente iniciativa del imam Jomeiní para que como un eslabón uniese las voces de los musulmanes a propósito de la Noble Al-Quds (Jerusalén) y sobre la oprimida Palestina, y que en estas décadas ha cumplido un papel en ese sentido, como seguirá haciendo, si Dios quiere. Los pueblos recibieron bien la iniciativa del Día de Al-Quds, que celebraron como primer acto necesario para mantener enarbolada la bandera de la liberación de Palestina. La política de la Arrogancia consiste fundamentalmente en difuminar la causa palestina en las mentes de las sociedades musulmanas e ir haciendo que se olvide.

La verdad es que una cuestión de la grandeza de la de Palestina no es algo que autorice el olvido por parte del celo, la dignidad y la lucidez crecientes de las naciones musulmanas, por más que Estados Unidos, los demás países dominadores y sus lacayos en la región empleen en ello todo su dinero y capacidad.

Lo primero es recordar la gran catástrofe que fueron la ocupación de Palestina. Entre los crímenes cometidos por la humanidad en épocas cercanas a la actual, no hay ninguno de esas dimensiones e intensidad. La ocupación de un país y la expulsión para siempre de su población de sus hogares y de la tierra de sus ancestros es en verdad un nuevo récord en la infamia de la humanidad y más acompañado como estuvo aquello de las más horribles matanzas, crímenes, destrucciones de cultivos y progenie, y con la continuación de esa injusticia histórica durante décadas.

El principal causante criminal de ese desastre son los Estados occidentales y su política. Cuando, en la Conferencia de París, los Estados vencedores de la Primera Guerra Mundial se repartían el oeste de Asia ―es decir, los dominios asiáticos del Imperio otomano―, el botín de guerra más importante, sintieron la necesidad creciente de una base segura en el corazón de esta región para asegurar su dominio permanente sobre ella.

Por fin, tras la Segunda Guerra Mundial, aprovechando la distracción y los apuros en que se hallaban los Estados de la región, asestaron el golpe y proclamaron el régimen artificial sionista y su estado sin nación.  El blanco de ese golpe fue en primer lugar la nación palestina y, en segundo lugar, todas las naciones de la región.

Observando los acontecimientos posteriores de la región puede verse que el objetivo principal y cercano de los occidentales al crear el estado artificial era establecer una base para su presencia e influencia constantes en el oeste de Asia que les diera acceso fácil para sus injerencias   imposiciones y dominaciones sobre los países y los Gobiernos de la región. Para ello, dotaron al régimen de ocupación de todo tipo de instrumentos, tanto militares como civiles, incluso el armamento atómico.

Lamentablemente, tras las acciones iniciales de resistencia, algunas de las cuales fueron admirables, estados de la región fueron rindiéndose y, en particular tras la entrada de los Estados Unidos de América como administrador de la cuestión, olvidaron sus deberes humanitarios, islámicos y políticos y esperanzas vanas sirvieron los objetivos del enemigo. Camp David es un ejemplo claro de esa amarga realidad.

la vía estéril de la negociación con el ocupante y enseñar una rama de olivo en la Asamblea General de las Naciones Unidas no dio más resultado que el lesivo acuerdo de Oslo.

La Revolución islámica en Irán abrió un nuevo capítulo en el cumplimiento de la causa Palestina. Con la expulsión de los agentes sionistas de Irán, el traspaso de la embajada a la representación de Palestina y el corte del flujo de petróleo― hasta las grandes acciones y actividades políticas a gran escala, se dio lugar a la aparición del Frente de la Resistencia en toda la región, y en los corazones floreció la esperanza de que la cuestión se resolviera. Con el Frente de la Resistencia, la participación de Hezbolá, así como la formación de los grupos de Hamás y Yihad Islámica dentro de las fronteras de Palestina las cosas se pusieron cada vez más difíciles para el régimen usurpador.

En la actualidad, el Frente de la Resistencia avanza hacia un poderío, mientras que, por el contrario, las fuerzas de ocupación y la arrogancia está día a día más vacío, desesperado e impotente. Un signo claro de esta afirmación es retroceder y reconocer su derrota ante fuerzas combatientes populares en el Líbano y Gaza.

Sobre esa base, voy a hacer varias recomendaciones a todos aquellos en el mundo que tienen el corazón pendiente de la causa palestina.

  1. El triunfo en tal combate contra ocupantes está garantizado, la causa palestina es una causa humanitaria. Que se echara a millones de personas de sus casas, sus tierras y sus lugares de vida y de trabajo, haciéndolo además con asesinatos y crímenes, causa dolor y conmoción a cualquier conciencia humana. Por lo tanto, esta cuestión no es solo el asunto meramente palestino o árabe, sino es un asunto de ser humano y mundial.
  2. El objetivo de esta lucha es la liberación de todo el territorio de Palestina, y el retorno a su país de todos los palestinos.
  3. Si bien es lícito aprovechar en esta lucha todo medio halal y legítimo, ayuda internacional incluida, hay que recalcar que debe evitarse confiar en Gobiernos occidentales y en las organizaciones internacionales que dependen de ellos.

Estos días, el mundo cuenta las víctimas del coronavirus en todo el planeta una a una, pero nadie ha preguntado ni va a preguntar quién es el asesino responsable de los cientos de miles de muertos, heridos y presos en los países donde los poderes hegemónicos han prendido la mecha de la guerra. ¿Quién es el responsable de toda la sangre derramada injustamente en Afganistán, Yemen, Libia, Irak, Siria y los demás países? ¿Quién es el responsable de todos los crímenes, expolios, destrucciones e iniquidades en Palestina? ¿Por qué nadie ha contado los millones de niños, mujeres y hombres que han sufrido injusticias? ¿Por qué nadie envía mensajes de condolencia por las matanzas de musulmanes? ¿Por qué tienen que vivir millones de palestinos setenta años lejos de sus hogares, en el exilio? ¿Por qué La Organización de las llamadas «Naciones Unidas» no cumple su deber?, y las instituciones de los llamados «derechos humanos» donde están? Los llamamientos a defender los derechos de la infancia y la mujer no incluyen a los niños y mujeres oprimidos de Yemen y Palestina.

  1. La política del régimen de ocupación y los poderes hegemónicos con desencadenamiento de las guerras civiles de Siria como el asedio militar y las matanzas diarias en Yemen, los asesinatos, la devastación y la creación de Daesh en Irak y asuntos similares en algunos otros países de la región son todo ello estratagemas para mantener ocupado al Frente de la Resistencia y dar al régimen de ocupación tiempo para actuar. Y los combatientes y políticos deben considerar este asunto.
  2. La normalización de la presencia del régimen de ocupación en la región es una de las líneas políticas fundamentales de hegemonía. Algunos Estados de la región lo acompañan. Pero la realidad es que El virus de la ocupación y racismo no se mantendrá sin duda mucho tiempo, sino que será erradicado.
  3. La recomendación principal de quien les habla es que la lucha prosiga, que se mejoren los grupos de resistencia y que estos colaboren entre sí y que se amplíen dentro de los territorios palestinos. Todos deben ayudar el cumplimiento de la causa de Palestina. Hoy Gaza es capaz de resistir frente a las agresiones militares de usurpador y vencerlo. El mundo no ha olvidado el día en que el ejército de ocupación violó las fronteras del Líbano y avanzó hasta Beirut, y desencadenó un baño de sangre en Sabra y Chatila, tampoco ha olvidado que este mismo ejército no halló más remedio, ante las poderosas balas de Hezbolá, que retroceder tras las fronteras del Líbano con numerosas bajas, reconociendo su derrota y suplicando un alto el fuego.
  4. Lo último que queda por decir es que Palestina es de los palestinos y debe ser administrada conforme a su voluntad. La única conclusión, que debe ocupar su lugar por encima de los retos actuales y futuros de Palestina, es el proyecto de un referéndum en el que participen todas las comunidades religiosas y grupos étnicos palestinos, como planteamos hace cerca de dos décadas. Ese proyecto pone de manifiesto que las acusaciones de antijudaísmo carecen por completo de fundamento. Conforme a ese proyecto, los palestinos judíos, cristianos y musulmanes participarán codo con codo en un referéndum y determinarán el sistema político de Palestina.

Confirmado.net

Tags : Al-QUDSAlí Jamenei.Irán