El mundo enfrenta una inédita crisis vinculada a la aparición de la pandemia Covid-19 lo que ha provocado serios impactos en la vida de las sociedades en lo político, económico, social.

Tras su aparecimiento a finales de diciembre de 2019 en la provincia de Wuham – China, ese país informó adecuadamente a la OMS y a diferentes gobiernos, entre ellos Estados Unidos, sobre este virus que se propagó en todos los países del mundo.

China fue el primer país que sufrió las consecuencias de la Covid-19, pero también fue el primer país en contener el virus y comenzar a retomar la realidad. Al igual que el resto del mundo, China es una víctima de la pandemia, no un cómplice del virus.

Según datos del Instituto John Hopkins  actualmente hay casi 4 millones 500.000 infectados en 188 países del mundo. Estados Unidos cuenta con 1 millón y medio de infectados y 86.000 fallecidos; China tiene 84.031 infectados y 4.637 fallecidos.

Acusaciones contra China

Recientemente, algunos políticos y medios de comunicación estadounidenses han estado fabricando acusaciones absurdas y mentiras de un tipo u otro con el fin de echarle la culpa a China por su respuesta inadecuada a COVID-19.

Sin embargo, como dijo Abraham Lincoln, «Puedes engañar a todas las personas en algunas ocasiones y a algunas personas todo el tiempo, pero no puedes engañar a todas las personas todo el tiempo».
Las mentiras se evaporan a la luz de la verdad. Es hora de dejar que los hechos hablen por sí mismos.

Un documento enviado por la Embajada de la República Popular China presenta las diferentes alegaciones contra China y sus respuestas.

1. Alegación: COVID-19 es «virus chino» o «virus Wuhan».

Verificación de la realidad: la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dejado en claro que el nombramiento de una enfermedad no debe asociarse con un país o lugar en particular.

Aprovechando las lecciones sobre el nombramiento de enfermedades infecciosas en el pasado, especialmente las enormes repercusiones negativas causadas por el nombramiento del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) en 2012, la OMS, en colaboración con la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) elaboraron un conjunto de Prácticas Óptimas para la Denominación de Nuevas Enfermedades Infecciosas Humanas el 8 de mayo de 2015. De acuerdo con estas pautas, la denominación de una enfermedad debe evitar algunos términos, como los referidos a lugares geográficos, nombres de personas, especies de animales o alimentos, referencias culturales o a poblaciones, industrias o profesiones concretas (por ejemplo, enfermedad de los legionarios) y términos que suscitan un miedo indebido.

El 11 de febrero de 2020, sobre la base de las Prácticas Óptimas para la Denominación de Nuevas Enfermedades Infecciosas Humanas del 2015, así como las prácticas internacionales de salud pública, la OMS denominó oficialmente a la neumonía causada por el nuevo coronavirus la Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19).

◆ El pasado abril, la revista científica británica Nature, publicó tres editoriales, disculpándose por vincular la COVID-19 con Wuhan y China. Pidió detener inmediatamente la estigmatización del coronavirus y el acto irresponsable de asociar un virus con un lugar específico.

◆ El New York Times, la American Broadcasting Company (ABC), la British Broadcasting Corporation (BBC) y otros medios de comunicación en Occidente informaron que la conexión errónea de las comunidades asiáticas con la COVID-19 avivó la xenofobia grave y los frecuentes casos de racismo, discriminación y acoso contra estas comunidades en los Estados Unidos.

En las siguientes entregas se informará sobre las demás acusaciones contra China y sus respectivos descargos.

Confirmado.net / Embajada de la República Popular China

Tags : ChinaCOVID-19EEUUEMBAJADA DE CHINA EN ECUADOROMSsalud