China es el décimo país en casos confirmados con la Covid-19 en el mundo

La República Popular China país donde se originó la pandemia de la Covid-19 es el décimo país en el mundo en casos confirmados con la Covid-19 de acuerdo a las estadísticas que publica el Instituto John Hopkins con sede en Estados Unidos.

De acuerdo a los datos en el mundo hay 3.224.079 de personas confirmadas con la pandemia; Estados Unidos con más de 1 millón de contagios es el país que encabeza la lista. Le siguen España, Italia, Francia, Reino Unidos, Alemania, Rusia, Turquia, Irán y China (83.994 casos).

En América Latina encabeza la lista Brasil con 80.246 casos undécimo en el mundo; Perú décimo quinto con 33.931 casos y Ecuador décimo noveno con 24.934 casos confirmados.

China siempre asignó una alta relevancia a la cooperación internacional y viene fomentándola activamente

El embajador de China en Ecuador Chen Guoyou señaló que desde siempre su país han mantenido una estrecha coordinación con la Organización Mundial de la Salud y otros países concernientes y que recientemente realizó una donación de 50 millones de dólares a dicha Organización.

«A primera hora hemos reportado informaciones relativas al virus a la OMS, y compartido su secuencia genética con la comunidad internacional. Compartimos sin reserva las experiencias de control y tratamiento con todos los países. Hasta el 12 de abril, hemos celebrado 83 videoconferencias con expertos sanitarios de 153 países, enviado y está enviando materiales sanitarios más necesitados a más de 140 países y organizaciones internacionales; hasta el 28 de abril, hemos enviado 18 equipos médicos a 16 países. Hemos ofrecido facilidades para muchos países y organizaciones internacionales para hacer adquisición comercial de materiales contra el virus», señaló el embajador en el contexto de un foro virtual realizado en la presente semana.

Reporte: La lucha de China contra COVID-19 (texto completo)

A nivel mundial China adoptó rápidamente medidas completas

Desde el brote, con una actitud abierta, transparente y responsable, China adoptó rápidamente las medidas más completas, estrictas y exhaustivas de control y tratamiento, hizo énfasis en exigencias de principio, en la detección, la notificación, la cuarentena y el tratamiento tempranos de los infectados, así como la hospitalización concentrada de los pacientes críticos y la concentración de los mejores recursos y profesionales médicos para darles un tratamiento homologado más efectivo.

Tras más de dos meses de lucha ardua, China se ha convertido en el primer país en someter al brote bajo efectivo control. Y en Wuhan, el epicentro de la epidemia en China, una ciudad como núcleo de transporte nacional con 11 milliones de habitantes y un superficie equivalente a Azuay, después de 76 días de cuarentena se ha levantado el bloqueo. En paralelo, China viene promoviendo de manera coordinada la recuperación paulatina y ordenada de las actividades económicas y sociales del país, y la tasa media de operación de las empresas industriales por encima de la envergadura designada ha llegado al 98,6%, cuyo personal tiene una tasa media de retorno al trabajo del casi 90%. En marzo, el Índice de Gerentes de Compras (PMI por su sigla en inglés) registró un repunte de 16,3 puntos porcentuales respecto al mes anterior.

EN CONTEXTO

Después del brote del COVID-19, el gobierno chino dio la máxima prioridad a la lucha contra el virus y antepuso la vida y la salud de las personas a todo. El presidente Xi Jinping ha llevado a toda la nación a una guerra popular de prevención y control contra el virus. El mecanismo de mando «guerrerista» y las estrategias formuladas de acuerdo con la realidad terrestre ofrecían un liderazgo fuerte.

El gobierno chino ha defendido el principio de confiar en el pueblo y ha considerado mantenerlos bien informados como un elemento clave para crear consenso entre el gobierno y el público. Gracias a su responsabilidad social y a su confianza en el gobierno, el pueblo tomó parte activa en la lucha contra la epidemia con una voluntad unida. La gestión social flexible y humanizada y la intervención no médica características de las medidas estándar de cuarentena se convirtieron en factores clave para contener la propagación del virus. Las medidas de detección, pruebas y supervisión y la investigación epidemiológica han demostrado ser cruciales para cortar la cadena de transmisión del virus. Al clasificar los hospitales en función de la utilidad, diferenciar a los pacientes y los tratamientos que reciben función de sus condiciones, e integrar la medicina tradicional China en la terapia, China disminuyó considerablemente la tasa de infección y la tasa de mortalidad, y al mismo tiempo aumentó la tasa de recuperación. Mientras tanto, China hizo pleno uso de las ventajas de su sistema social, asignrecursos con alta eficiencia en todo el país y aseguró un apoyo logístico muy necesario. Con todos los esfuerzos de natione para luchar en la batalla de la protección de Hubei y Wuhan, China ha hecho los primeros logros en la prevención y el control del virus. Sobre la base de su propia situación nacional, China ha explorado un conjunto de prácticas y métodos para la prevención y el control de las enfermedades, así como el tratamiento de los pacientes. (FUENTE Reporte: La lucha de China contra COVID-19 (texto completo)

Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -