EcuadorOpiniónTitulares

Gobierno se lava las manos, deja a los Gads el manejo de la Covid-19 (O) MABS

El ambiguo anuncio presidencial emitido la noche del domingo causó sorpresa en el ámbito político ecuatoriano. Por un lado fija las nuevas medidas que se implementarán a partir del 4 de mayo y por otro deja en manos de los gobiernos seccionales su aplicación.

Moreno y Romo indicaron que se activará un sistema de semáforo en todas las provincias del país para determinar la «reapertura paulatina y cuidadosa de algunos sectores».

El aviso llega cuando Ecuador ha sido criticado severamente por su manejo de la crisis sanitaria que se ha convertido en catástrofe humanitaria, cuyas consecuencias aun están por verse. Pese a que el fin de semana no se entregaron datos estadísticos, Ecuador figura como uno de los países con más contagios y muertos per cápita en el mundo, de acuerdo al Instituto John Hopkins.

Las noticias e imágenes sobre los «cuerpos arrojados en las calles» de Guayaquil recorrieron el mundo y pese a que el gobierno ha intentado desacreditarlas, la realidad es que en el Puerto Principal las cifras oficiales no van de la mano con la realidad. Solo en Guayas, en este año la cifra de muertos ha pasado de 1943 en enero a 4236 en marzo y 7423 hasta el 21 de abril.

A la catástrofe se suma la grave crisis económica que vive el país sin que hasta el momento el gobierno logre enfrentarla. La sumisión al Fondo Monetario Internacional ha privilegiado el destino de los pocos recursos fiscales existentes. El pago de la deuda externa en tiempos de pandemia marcó el eje de un gobierno entregado a la derecha transnacional.

El discurso y la práctica política del gobierno no ha cambiado durante la emergencia. La persecución política en contra del gobierno anterior continúa. En pleno confinamiento se llamó a una audiencia para anunciar sentencia en contra del expresidente Correa, exvicepresidente Glas y varios ex funcionarios y empresarios involucrados en el Caso «Arroz Verde», denominado por Fiscalía como «Sobornos».

Mientras el presidente Moreno no aparece, su vicepresidente ha sido acusado de contratar en plena crisis a un asesor español experto en manejo de crisis y campañas. La sobre exposición de Otto y su aparente campaña anticipada parece haber colmado la paciencia del entorno de Moreno que habría decidido apartarlo de la denominada «mesa chica».

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en rueda de prensa celebrada esta semana señaló que se deben cumplir al menos 6 requisitos para salir del confinamiento: 1. La transmisión tiene que estar controlada; 2. Detección de nuevos casos; 3. Riesgos reducidos en centros sanitarios y residencias; 4. Medidas preventivas en el trabajo y en escuelas; 5. Control de los casos importados y 6. Una población comprometida.

La pregunta ahora es si Ecuador o los gobiernos seccionales cumplen estos requisitos para tomar las decisiones?

“Cuando el gobierno tiene tos, a los GAD (Gobiernos Autónomos Descentralizados) más pequeños les da neumonía”, dijo hace poco el vicepresidente.

Cabe la pregunta. El gobierno tiene tos, neumonía o la Covid-19?.

Artículo de opinión de Marco Antonio Bravo


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Tags : COVID-19EcuadorGADS