China anuncia donación de $30 millones a OMS tras retirada de EEUU

Ante el conflicto de EE.UU. con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Gobierno chino anunció una donación de $30 millones para combatir el COVID-19.

“China decidió otorgar 30 millones de dólares suplementarios, en efectivo, a la OMS (…) Esto servirá en particular para la prevención y el control de la epidemia de COVID-19, y para apoyar mejoras en los sistemas sanitarios de los países en vías de desarrollo”, indicó el jueves el portavoz del Ministerio chino de Relaciones Exteriores, Geng Shuang.

Además, destacó que China ya había entregado 20 millones de dólares a la OMS el 11 de marzo, por lo que suman a 50 millones de dólares los facilitados este año al organismo internacional, y también añadió que “apoyar a la OMS en un momento crítico en la lucha mundial contra la pandemia equivale a defender los ideales y principios del multilateralismo, y al estatuto y la autoridad de las Naciones Unidas”.

Esta decisión del Gobierno del país asiático se tomó para intentar paliar la retirada de Estados Unidos, cuyo mandatario Donald Trump anunció el pasado 14 de abril la suspensión de la ayuda de su país a la OMS acusándola de “mala gestión” frente a la pandemia del COVID-19, un hecho criticado por varios países y organismos y recibió también duras críticas dentro de EE.UU. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que la medida es peligrosa e ilegal y será desafiada rápidamente.

No obstante, la OMS, a su vez, rechaza tales acusaciones infundadas y asegura que había alertado sobre el peligro de la letal enfermedad desde el primer día. El asesor superior del director general de la OMS, Bruce Aylward, censuró que Washington ignoró desde un principio los consejos del organismo, mientras que China trabajaba muy duro para detectar y aislar los primeros casos infectados con el virus.

Estos juicios de la Administración de Trump contra la OMS se producen mientras el propio inquilino de la Casa Blanca se encuentra en el epicentro de un huracán de críticas a nivel nacional por su inacción al comienzo de la propagación del COVID-19 en EE.UU.

A pesar de todo lo expuesto, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, también señaló el miércoles que Washington no se limitará a dejar de financiar a la Organización Mundial de Salud, sino que quiere cambiar la cúpula del organismo, al mismo tiempo que evalúa la posibilidad de abandonarlo.

La nueva amenaza de EE.UU. tiene lugar en momentos en que el nuevo coronavirus sigue propagándose muy rápido, de modo que ha infectado, hasta el momento, a más de 2,7 millones de personas en todo el mundo. Estados Unidos, por la negligencia de su Gobierno ante el virus mortal, con más de 886 700 casos diagnosticados y casi 50 250 muertes se ha convertido en el epicentro de la enfermedad.

Con información de Hispantv

Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -