Jorge Glas, exvicepresidente entregó bonos de vivienda

Ecuador enfrentó uno de los eventos naturales más letales de su historia. El 16 de abril de 2016, un sismo de magnitud 7.8 Mw de 75 segundos de duración azotó la costa norte y centro del país. El sismo cobró la vida de 671 personas y generó un costo total de la reconstrucción en 3 343,8 MMUSD.

Horas después del evento, el presidente Rafael Correa que se encontraba de gira presidencial en Italia declaró el estado de excepción en todo el territorio nacional y junto con el vicepresidente Jorge Glas tomaron las decisiones urgentes y oportunas para enfrentar este desastre.

Correa llegó a Roma el viernes 15 de marzo e informó en su cuenta que regresará lo más pronto posible a Ecuador para ponerse al corriente de la tragedia que enlutó a Ecuador y a toda la región. “Lo más pronto que podemos regresar es las 10h00 hora de Roma, 3h00 de Ecuador. Llegaremos a la tarde. ¡Ánimo!“, repitió el presidente.

Acciones del Vicepresidente Jorge Glas

Una vez ocurrido el evento, inmediatamente se activó el Sistema Integrado de Seguridad ECU-911 y sus centros a nivel nacional. En coordinación con la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR), se consolidó un informe situacional, con el fin de responder a las necesidades urgentes de las poblaciones afectadas.

Con el fin de poder garantizar la seguridad de la población, de los bienes e infraestructura, a través del ECU-911, se activaron a los Cuerpos de Bomberos locales cercanos y nacionales en búsqueda y rescate de sobrevivientes en las estructuras colapsadas en las zonas afectadas.

Se movilizaron 1.534 bomberos, 51 miembros de la UREM, 83 miembros del GIR, 114 voluntarios de la Cruz Roja Ecuatoriana, con un total de 1.782 efectivos movilizados a la zona afectada por el terremoto.

El gobierno junto a representantes de los Gads identificaron los proyectos prioritarios e intervinieron para trabajar en la reconstrucción y reactivación. La evolución de albergues, incentivos de vivienda por emergencia y análisis de incentivos de viviendas fueron las tareas prioritarias.

Costos de la Reconstrucción

El Gobierno Nacional, con el apoyo técnico de organismos internacionales, estimó el costo de la reconstrucción. Este costo tomó en cuenta el de la restitución mejorada de activos, los flujos que se perdieron y la respuesta inmediata frente a la emergencia e incluyó una estimación del valor de las políticas públicas que se implementarían para la reconstrucción de las zonas afectadas.

El costo total de la reconstrucción se estimó en 3 343,8 MMUSD, de los cuales 2 252,3 MMUSD (67%) provendrían del sector público y 1 091,5 MMUSD (33%), del sector privado. El sector más afectado y con el mayor costo fue el social; solo la reconstrucción del subsector vivienda requirió cerca de 653 MMUSD (20% del total de reconstrucción).

Acciones inmediatas para financiar las pérdidas que generó el sismo

La primera acción del gobierno fue acudir al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), al Banco Mundial y al Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) para activar una línea de emergencia que, según el Ministerio de Finanzas, llegaría a los 600 millones de dólares.

El presidente Correa también anunció el incremento del impuesto al valor agregado y la aportación obligatoria de días de sueldo Por un lado, se establecerán dos puntos adicionales al IVA durante un año. Y por el otro, quienes ganen más de 1.000 dólares mensuales deberán contribuir con un día de sueldo por un mes; si devengan más de 2.000, por dos meses; y si su ingreso es de más de 5.000 dólares, durante cinco meses. Para justificar su decisión, el mandatario declaró que “habrá que tomar medidas temporales frente a la magnitud y lo inesperado de este gasto que afectaría hasta al país más rico del mundo”.

Gobierno anunció 5 medidas económicas por el terremoto

Tareas concretas de apoyo a los perjudicados por la tragedia

La política central de financiamiento se concentró en garantizar el acceso a la banca pública en las zonas afectadas, flexibilizando condiciones y simplificando la tramitología crediticia. Por instituciones, se adoptaron las siguientes decisiones:

  • Corporación Financiera Nacional (CFN): En correspondencia con la Ley Orgánica de Solidaridad, postergó el pago de créditos, tanto del capital como del interés, entre abril y septiembre de 2016 y otorgó una espera de 180 días a la declaratoria automática de plazo vencido para operaciones crediticias de deudores ubicados en las provincias de Manabí y Esmeraldas (no se iniciaron acciones coactivas).
  • Complementariamente, se diseñó (i) el Programa de Financiamiento y Refinanciamiento “CFN Apoyo Solidario”; (ii) el Programa de Financiamiento para la Construcción de Consultorios Médicos en Manabí; y, (iii) el Programa de Financiamiento para Hospitales y Clínicas Privadas en Manabí.
  • A febrero de 2017, se colocaron 88, 7 MMUSD, de los cuales el 88% se destinó a Manabí, principalmente en los sectores de manufactura, turismo, pesca, agropecuario y construcción; y, el 12% a la provincia de Esmeraldas, mayoritariamente en el sector agropecuario y manufacturero60.
  • BanEcuador: Diseñó la línea de crédito denominada “Contigo Ecuador”, direccionado a propiciar actividades pecuarias, agrícolas, pesqueras, comerciales y de servicios. Durante la primera y segunda fase se beneficiaron 9 772 personas, con un valor de diferimiento de 10, 77 MMUSD y el saldo capital de la deuda es de 53, 99 MMUSD a febrero de 2017.
  • Corporación de Finanzas Populares y Solidarias – CONAFIPS: Los beneficiarios de esta línea de crédito fueron personas naturales o grupos asociativos calificados y registrados en las entidades aliadas de la CONAFIPS, que estaban desarrollando proyectos productivos y que requirieron recursos para financiarlos. Hasta el 31 de octubre del año pasado se registraron 6 302 operaciones crediticias, por un monto de 12,3 MMUSD, mientras que para enero de 2017 se alcanzó un total de 25,1 MMUSD para la provincia de Manabí y 3,4 MMUSD para Esmeraldas.
  • Incentivos Fiscales: De acuerdo con la Ley de Solidaridad, junto a la inyección de recursos en la economía local, se trabajó en impulsar nuevos emprendimientos y/o la formalización de actividades productivas en las zonas afectadas. Según el Servicio de Rentas Internas (SRI), entre abril y octubre de 2016 se crearon 12 535 nuevos Registros Únicos de Contribuyente en la provincia de Manabí, lo que representó un aumento de 12,6% en relación con el mismo período de 2015.

Sectores de intervención priorizada

  • Turismo: en este sector se destacaron los incentivos fiscales establecidos en la Ley de Solidaridad, que dispuse que las nuevas inversiones productivas del sector turístico estén exoneradas del pago de Impuesto a la Renta hasta por 10 años, contados desde el primero en que se generen ingresos atribuibles únicamente a la nueva inversión.
  • Comercio: la intervención de mayor impacto fue la reubicación de 1 800 comerciantes de la “zona cero” de Tarqui, en Manta. También fueron reactivados los mercados de Portoviejo, Rocafuerte y Jama.
  • Agricultura, Acuacultura y Pesca: las intervenciones se dirigieron a la recuperación de semillas, reparación de maquinarias y portes al sector camaronero. En pesca, se direccionaron inversiones para la reconstrucción y construcción de facilidades pesqueras para pesca artesanal.

Los esfuerzos y la planificación se centró en la reconstrucción y reactivación productiva enfocada en devolver los medios de vida, infraestructura y garantías sociales a la población afectada por el terremoto.

La reconstrucción que se ejecutó, ofreció mejores condiciones que las que existían antes del terremoto: para ello fue vital reconstruir mejor, para reducir y mitigar el riesgo, así como para evitar nuevos escenarios de desastre.

Se fortaleció las capacidades de respuesta y resiliencia en la población afectada y sus medios de vida para afrontar imprevistos de magnitud similar, o superior, al producido el 16 de abril de 2016.

Las políticas diseñadas estuvieron alineadas con la recuperación de las poblaciones afectadas de manera sostenida para dar una respuesta a las verdaderas necesidades de los territorios.

El rol fundamental del Estado fue asegurar el ejercicio de derechos fundamentales de la salud, educación, cultura, hábitat, vivienda y empleo; el acceso a servicios básicos; y una vida libre de violencia.

OXFAM evaluó el rol que jugó el estado y la sociedad ecuatoriana ecuatoriana para enfrentar la tragedia

Oxfam es un movimiento mundial de personas que trabajan juntas para acabar con la injusticia de la pobreza.  La entidad realizó un Informe para evaluar la recuperación y los cambios en los recursos, medios de vida y bienestar de las personas afectadas por un desastre a lo largo del tiempo.

Principales conclusiones

“El actor clave en esta respuesta fue el Gobierno ecuatoriano. En un contexto político pre-electoral, el Gobierno se activó para brindar ayuda a la población con grandes obras de infraestructura y reconstrucción de viviendas, políticas de reactivación económica, gestión de albergues y gestión de la ayuda humanitaria principalmente. A modo de aspecto característico de los países de renta media, el Gobierno se posicionó realmente como líder, proveedor y coordinador de la respuesta, con una voluntad demostrada de captar la ayuda disponible, supervisar y controlar las intervenciones de otros actores. Por lo tanto, la respuesta del Gobierno fue muy visible y reconocida por las personas afectadas. A pesar de una capacidad acertada de respuesta y liderazgo, no todas las instituciones gubernamentales tenían la experiencia de respuestas humanitarias de esta magnitud o los conocimientos necesarios de los mecanismos y estándares humanitarios internacionales.

Ahí es donde más valor añadido ha tenido la cooperación, en su mayoría internacional. Las organizaciones y agencias de Naciones Unidas brindaron recursos financieros y humanos, pero sobre todo su experiencia de gestión de respuesta humanitaria, favoreciendo una mejor calidad de la respuesta. La contribución de las organizaciones fue significativa en la transferencia de conocimientos de gestión humanitaria, protección y estándares en situaciones de emergencia, asesoría e incidencia sobre el Gobierno, pero también sobre las organizaciones locales u oficinas locales de organizaciones internacionales.

Hay que reconocer también el rol de las personas particulares y el gran movimiento de solidaridad que aportó insumos básicos esenciales a las zonas afectadas unas horas después del terremoto, lo que causó, sin embargo, también cierto caos. Las instituciones religiosas y empresas privadas también contribuyeron a la recuperación de la población con apoyo material, financiero o emocional. Su rol podría ser analizado más en detalle en futuros estudios”.

Con información de Informa Ecuador

Confirmado.net

Tags : 16AEcuadorESMERALDASJorge GlasMANABÍRAFAEL CORREA