Hoy cumple años, “ticinco” creo, un gran amigo de la Patria soñadora, inspirador y artífice de la Revolución Ciudadana. Haciendo un alto a todas las angustias del LAWFARE, saludamos con especial afecto al Cumpleañero, el compañero Rafael. Con un abrazo, eso sí, de lejitos, para no contagiar…

Le tomaron con frivolidad, con prepotencia y desdén, pretendiendo someter a su voluntad hasta al COVID-19. Míster Trump no leyó a tiempo la gravedad de la pandemia y hasta quiere aprovecharla para dar el golpe de gracia en Venezuela. Hoy la Unión es el país más contagiado del planeta. Bolsonaro se burló de la pandemia, con ínfulas fascistas, alardeó que pertenece a una raza superior, inmune a cualquier virus, como el corona, al que descalificó como una simple “gripecita”. Dudando de su equilibrio mental, le sentaron como figura decorativa para mantener la democracia, pero otros toman las decisiones, o sea como una momia.

Y la estrategia de que acá “no pasa nada”, les pasó factura porque la prensa internacional les desmintió categóricamente con desgarradores testimonios sobre todo en Guayaquil, de enfermos tocando puertas de hospitales cerrados, de cadáveres tirados en la calle, en las aceras, de cuerpos descompuestos después de 6 y 8 días de permanecer en las casas a merced de que alguien los retire y ya ni siquiera para darles cristiana sepultura, sino en un sarcófago de cartón y fosa común, que es lo único que merece el pueblo de la “generosidad” de esa gente beneficiaria de su “modelo exitoso”. Tanta fue la confusión que por fin escuchamos la voz oficial para aceptar que la realidad ha superado sus cifras de contagiados y muertos, que era el momento de transparentar la información. Muy tarde.

Que estamos sufriendo el pico mayor y más grave de la crisis sanitaria; que ahora más que nunca tenemos que quedarnos en casa, que llegó la destructora plenitud de los gérmenes del contagio. Esta sería la semana clave para no salir por ningún concepto. Realidades distintas de ciudades y campos que conviven en plena crisis. En la campiña ecuatoriana hay un ejército de compatriotas productores para el sustento nacional. Allá el aislamiento se da en un ambiente purificado por oxígeno renovado por la brisa y el viento de los campos labrantíos. Quédate en casa para ellos es cultivar la finca y la chacra con frutas, verduras, legumbres y cereales, con  ordeño de vacas, para ofrecer generosamente al mercado. Son héroes providenciales que en su faena diaria nos dan vida.

¡Qué ironía!, lo normal sería que la gente busque como fin supremo salvar la vida en las casas de salud. Ahora se consuelan con encontrar sus muertos entre pilas de cuerpos enfundados entre morgues y furgones. Cómo cambia la angustia para un mismo dolor. Esto somos: un mundo sometido por un virus microscópico que nos cambió la vida, si es que  nos queda vida. El capital sucumbe ante la prioridad de afrontar la pandemia. Quienes pagaron deuda fallaron a la gente. El daño es irreversible. Hay muertes más lamentadas porque sus víctimas eran notables y notorias. Hay de las otras que a lo sumo merecen un ataúd de cartón como servilleta desechable para justificar la indolencia. Allí quedaron en vergonzosa evidencia.

Hoy cumple años, “ticinco” creo, un gran amigo de la Patria soñadora, inspirador y artífice de la Revolución Ciudadana. Haciendo un alto a todas las angustias del LAWFARE, saludamos con especial afecto al Cumpleañero, el compañero Rafael. Con un abrazo, eso sí, de lejitos, para no contagiar…(O) Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Tags : COVID-19EcuadorJUAN CARDENAS