Hoy te invito a hacer cuarentena digital (Editorial)

Haz como si el mundo de las redes sociales fuese el planeta y escapaste a la montaña, a una playa prístina y solitaria, a la selva, y que estarás ahí con tu familia, dispuesto a disfrutar lo bueno y lo malo junto a ellos, ahí todo puede pasar. Están solos, desconectados, dependen de ustedes mismos.

La cuarentena digital es alejarte de noticias escandalosas, disputas políticas, críticas, insultos, etcétera. Solo pregúntate; ¿en qué aporta hoy, aprobar o rechazar que EE.UU le ponga precio a la cabeza del Presidente de Venezuela?, ¿de qué sirve opinar o atender el comentario de alguna periodista sobre Guayaquil?, ¿de qué sirve aplaudir o criticar la labor de un Gobierno en medio de la pandemia?. Si es que con tu participación desde las rr.ss, van a estar mejor los enfermos, el Gobierno mejorará su gestión y/o se reducirá el número de muertes por COVID-19, adelante.

Pero si tomando tiempo en esos debates, no lograrás nada más allá que desahogarte, entonces te invito a estar alerta, a cuidar de tu familia y amigos, a que te organices en redes sociales para ver cómo le haces llegar comida o ayuda a las personas que vendiendo algo cada día, o lustrando unos cuantos pares de zapatos, llevan algo de alimento a sus familias. Día que no trabajan no comen, y faltan muchos días más. Te invito a utilizar tus ánimos y tu ingenio, para ver cómo (más allá de la crítica y la denuncia) puedes hacer para ayudar al médico que resultó contagiado, a la familia de la enfermera que murió en el cumplimiento del deber. ¿No será que una palabra de aliento, un mensaje de solidaridad que compartas en tus redes, podría ser más útil que compartir una noticia negativa, que no va a mejorar la realidad de nadie, y que solo nos lleva a pensar en que todo está tan caotizado, que estamos a nuestra suerte y así caigamos presa del miedo y la desesperanza?

¿Podremos controlar o mejorar desde nuestras redes la capacidad operativa de los médicos sanos que vayan quedando, o la provisión de medicinas, alimentos, agua, insumos, o simplemente esperanza, fortaleza, ánimo?

Lo que planteo es que antes de reaccionar a una publicación de cualquier tipo, piensa, piensa y piensa, de qué manera esa conexión de internet, tu tiempo, tu talento, puede aportar a mejorar, aunque sea un poquito la vida de otro. Solo te invito a pensar en que quizá hay tanta amargura, odio, disputa, divisiones, agendas particulares, politización de la pandemia, diseminación de miedo, que los que puedan y quieran, deben llenar esos espacios negativos, ignorándolos y publicando cosas positivas. Piensa nuevamente que estás en algún lugar solo con tu familia y que todo depende de ti. Si muchos hacemos eso, quizá podamos, salvar una vida dando una alerta a tiempo, pidiendo ayuda o aliviar la vida o el duelo de alguien más.

Hay tanto caos en la red, que ni siquiera los mensajes realmente necesarios llegan a las autoridades para que mejoren, implementen o atiendan urgencias.

Eso no significa que cuando todo pase, no hagamos retrospectiva, trabajemos y militemos para que cada uno tome su responsabilidad del inimaginable dolor y daño que dejará esta pandemia por años. Así como los costos de la recuperación. Tanto desde el Estado en su conjunto, como desde nuestro interior.

Si no te parece, si no estás de acuerdo o si no te gustó, simplemente te invito a ignorar este tw.

Piensa.

(Posición editorial de Confirmado.net)

- Publicidad Bottom Ad -