Todos están solos. (O) Giovanni López Jr.

Se comenta sobre la inminente renuncia de Otto, vicepresidente de Moreno.

En la jerga ecuatoriana tenemos una palabra coloquial para la situación que vivimos, despelote.

La renuncia dela ministra de salud de Ecuador no pudo ser más dramática.  Estamos finalizando marzo con la pandemia creciendo exponencialmente, y resulta que todo ha sido mentira, no han asignado UN SOLO dólar para la emergencia, y lo prueba con documentos.   Además, renuncia porque no puede trabajar con personal no idóneo impuesto, es decir, con pipones ocupando cargos por cuotas políticas.

Es inevitable la comparación, cuando ante una crisis inesperada (a diferencia de esta ya que fue anunciada en el 2019) como un terremoto, la decisión política movilizó organizadamente una nación para que nadie está solo. Rafael Correa y Jorge Glas se pusieron al frente, y no hubo un día en que ambos pusieran su liderazgo y capacidad en atender a los heridos y enterrar a nuestros muertos al inicio, y luego en reconstruir y levantar a dos provincias devastadas.  La imágenes de reconstrucción y reactivación productiva se hicieron cotidianas, fue un trabajo duro, pero un año después los albergues oficiales cerraron, y el plan de 4 años de reconstrucción estaba en marcha, el cual detuvo el gobierno de Moreno.

En estas circunstancias, me imagino al legítimo vicepresidente hoy preso político, Jorge Glas, preparando camas de emergencia desde Enero, gestionado medicinas y equipo médico, trayendo doctores cubanos para apoyar a nuestro sistema de salud, ordenando a las operadoras de telecomunicaciones garantizar el acceso al internet y transmitiendo confianza de que a pesar de o duro de la prueba, repartiendo raciones alimenticias como lo hizo después del terremoto, nadie estaría solo.

Hoy tenemos a un badulaque solo anunciando los nuevos contagiados, y no es capaz de decir cómo enfrentar esto.

Y así, la ministra de salud se va porque no le dieron un dólar, el ministro de finanzas es incapaz de anunciar medidas que permita tener liquidez con tal de no molestar a sus patrones, el ministro de cultura anunciando 200 USD para artistas, y al propio presidente de la República animando a hacer visitas virtuales de museos desde casa, en su repetitiva posición burguesa cuando el pueblo no sabe qué hacer para comer en esta cuarentena.  ¿Y las medicinas? ¿Y la comida?   ¿mascarillas? ¿para cuándo?

Ya empezaron a tratar de enfrentar esta tragedia con la “caridad” agradeciendo al sector privado por las donaciones de comida, una muestra más de que estamos a la buena de Dios.   Ya trataron de reconstruir Manabí y Esmeraldas a punta de latas de atún donadas, que el pueblo digno fue a devolvérselas a los Nebot y Lasso.

Los recursos extraordinarios que esto demanda tienen que venir de los que se han enriquecido durante este gobierno no pagando impuestos, utilidades exageradas de la banca y la fuga de capitales que no tiene paragón en la historia reciente, y sobretodo es imprescindible que se vayan todos los incapaces de este gobierno y que asuma el liderazgo quien puede enfrentar esto, ¡Jorge Glas! Preso por la fuerza de las circunstancias.  (O) Giovanni López Jr. – @PiojoLopezEc


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -