El estado de excepción (O) Juan Cárdenas

las autoridades sanitarias ecuatorianas han constatado este martes 922 nuevos casos de coronavirus

Lo primero que exige la sociedad es transparencia en la información, respecto a los datos reales de contagiados, descartados, en proceso de curación, avance de la pandemia, fallecidos, sin ocultar la verdad de los hechos, por muy graves que sean. Es un derecho de la gente estar informados con la certeza de la confianza en la voz oficial. Así que es urgente el vocero único.

Someternos a las disposiciones del Gobierno para afrontar la pandemia del COVID-19 es nuestra única prioridad, haciendo abstracción de legítimas diferencias y posiciones políticas e ideológicas; pero eso no significa que nos callemos ante los errores y horrores que cometen quienes tienen la obligación de garantizar la salud al pueblo, mediante un trabajo sostenido, responsable, sacrificado, solidario hasta el heroísmo. Lo primero que exige la sociedad es transparencia en la información, respecto a los datos reales de contagiados, descartados, en proceso de curación, avance de la pandemia, fallecidos, sin ocultar la verdad de los hechos, por muy graves que sean. Es un derecho de la gente estar informados con la certeza de la confianza en la voz oficial. Así que es urgente el vocero único.

Que la Ministra de Salud renuncia, es un hecho que no debería inquietarnos. Lo grave es su denuncia de que se va porque no ha recibido el apoyo económico del Ministerio de Finanzas. El aludido le tilda de mentirosa hasta que se publica una especie de certificación del responsable financiero del MSP en la que afirma que no han recibido transferencia alguna, que lo que han gastado hasta ahora son fondos de la asignación presupuestaria anual, sin que se haya recibido fondos extraordinarios para afrontar la emergencia, con lo cual sustenta lo dicho por la ex Ministra. El de Trabajo también se fue porque está contagiado, dicen.

Mientras tanto nuestros hermanos siguen varados en aeropuertos de USA, Sudamérica y Europa, en espera de que se autorice el retorno a la Patria. Ojalá que esto ocurra lo más pronto. Coincidencias de la crisis: la Alcaldesa que se toma por asalto el aeropuerto de la Perla, provocando un grave incidente al impedir que aterricen aeronaves procedentes de Europa que venían a repatriar a sus connacionales. En el primer mundo hay una fuerte condena a esta temeraria acción que afectaría en el futuro las operaciones de uno de los aeropuertos internacionales más importantes del Pacífico Sur. Otro detalle no menor: cualquiera puede entrar a la pista, basta un puñado de bravucones, dejando en serio entredicho la seguridad aeroportuaria de Guayaquil que debería ser un recinto inaccesible para nadie que no tenga expresa autorización.

En cuanto a la cura, esperamos que impere la razón y contacten con Cuba para tener acceso a la medicina, especialmente al Interferón  alfa-2b, que ya ha probado su eficiencia en otros países. Sólo es cuestión de provocar el acercamiento oficial de gobierno a gobierno, permitiendo con ello salvar vidas, como ocurrió en China, en el crucero inglés, en Italia. El virus les obliga a actuar de inmediato por sobre prejuicios ideológicos. Donde esté la medicina, allá debemos acudir en busca de ayuda. Mientras tanto sigamos en casa, aprendamos la lección de que todos somos vulnerables. Los ricos también… (O) Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -