CHINATitulares

Contramedidas de China contra intimidación de EEUU a la prensa son legítimas

Frente a la típica intimidación a la prensa por parte de Estados Unidos, China ha expresado una oposición decidida y debe defenderse.

China anunció hoy miércoles contramedidas en respuesta a las medidas restrictivas adoptadas por Estados Unidos contra los medios de comunicación chinos en el país norteamericano. Fue un acto recíproco, necesario, legítimo y justificado.

A pesar de la repetida oposición de China, desde el lado estadounidense decidieron limitar el número de empleados chinos de las organizaciones de medios chinas en Estados Unidos, lo que supone una expulsión de facto, después de lanzar una serie de medidas restrictivas contra los medios de comunicación chinos.

En un momento crucial cuando la lucha global contra COVID-19 sigue siendo intensa, el gobierno estadounidense está desperdiciando tiempo precioso para combatir el virus en su país, y está ocupado en encontrarle fallas a China, intensificar la opresión sobre los medios chinos e impedir el libre flujo de información.

Tales actos subrayan la imagen del acoso a la prensa por parte de EE.UU. y resultan perjudiciales para la coordinación global en cuanto a la contención de la propagación del nuevo coronavirus.

Es un principio reconocido internacionalmente dejar que los medios de comunicación desempeñen su rol en la promoción de la cooperación internacional y brindarles comodidades para la cobertura informativa.

No obstante, el lado estadounidense, impulsado por una mentalidad de Guerra Fría y por un prejuicio ideológico, hizo la vista gorda ante esta práctica comunmente aceptada y restringió a la prensa china en la posibilidad de llevar a cabo operaciones normales en Estados Unidos, obstruyendo el libre flujo de información y socavando la libertad de la misma.

Además, algunos políticos y ejecutivos de medios de Estados Unidos continuaron haciendo acusaciones falsas al difamar las contramedidas de China.

Dichas respuestas no abordan los problemas, sino que ponen de relieve la afición de Estados Unidos por echar la culpa a otros a fin de ocultar sus malas intenciones y errores.

Es la parte estadounidense quien inició la disputa, y es natural que China reaccione y se defienda. Estados Unidos solo se dispara en el pie.

A pesar de estas difamaciones y ataques, las organizaciones de prensa chinas continuarán adheriéndose a la ética del periodismo y seguirán los principios de veracidad, precisión, objetividad e imparcialidad.

Estados Unidos debería reenfocar sus esfuerzos en la lucha contra COVID-19 junto con la comunidad internacional, en lugar de restringir a los medios de comunicación chinos y difundir la desinformación.

Confirmado.net / XINHUA

Etiquetas : ChinaEEUUmedios de comunicación
A %d blogueros les gusta esto: