Hasta se inventaron una crisis inducida. Sacrificaron la economía del país, que para mediados de 2017 lucía sana, recuperada y en crecimiento, con tal de acabar con el correísmo. Le abrieron las puertas al FMI y se sometieron a su perverso recetario neoliberal. Se jugaron la vida en octubre, para cumplir con la imposición imperial de un tremendo paquetazo con el aumento del precio de los combustibles y de todos los bienes y servicios, que no prosperó por el firme rechazo popular. Todo lo que les ordenó la banca chulquera transnacional cumplieron a raja tabla. Nada ha sido suficiente: reformas legales para concentrar riqueza en manos de los banqueros y oligarcas, apertura a las privatizaciones, despidos masivos de servidores públicos para reducir el tamaño del Estado, todo esto y más; pero para el FMI nada es suficiente: vinieron, revisaron las cuentas, se enojaron y se fueron gritándoles en la cara que no esperen ni un centavo del desembolso prometido, mientras no satisfagan todos sus caprichos.

Mal paga el diablo a sus devotos. Y con la tibieza de los inconsecuentes, prepararon un nuevo paquetazo con despidos masivos de servidores públicos a causa de la desaparición y fusión de instituciones “para reducir el tamaño del Estado”; un impuesto confiscatorio a las clases media y popular, propietarias de un vehículo de trabajo que no cueste menos de veinte mil dólares; reducción de sueldos a los pocos que aún tienen empleo; incremento de retenciones en la fuente del impuesto a la Renta, que equivale al anticipo que eliminaron con su mayoría contratada en la Asamblea Nacional, así como eliminaron el  impuesto verde por odio a Correa y vuelven con este garrotazo en contra del parque automotor del pueblo.

¿Se acuerdan del escándalo que armaban cuando subía un punto el “riego país” en el Gobierno de la Revolución Ciudadana? Ahora supera los tres mil puntos y la “prensa libre e independiente” no dice nada, porque está cogobernado de lo lindo, como beneficiaria de tanta inequidad. ¿Y el aporte a la actual crisis de los banqueros y grandes importadores, que hoy cuentan multimillonarias utilidades en medio del hambre popular? A ellos nada. Es que están gobernando, disfrazados de oposición para fines electoreros. Lamentablemente se repite la cruel paradoja de 1999 de millones de clientes víctimas del atraco bancario y banqueros muy prósperos viviendo a cuerpo de rey en el paraíso de la impunidad del norte. Por todo eso, nadie les cree y eso sí que les cabrea…

Tanto les cabrea que no les importa violar la Constitución y el Código de la Democracia, recurriendo a la CGE, que en clara interferencia en la función electoral, pretende borrar del registro de partidos y movimientos políticos a la Lista 5 de Compromiso Social por la Revolución Ciudadana e impedir que el Mashi Rafael conste en la papeleta presidencial del 7 de febrero próximo. Saben que les vuelve a ganar y eso les aterra. Al CNE le corresponde actuar en obediencia a lo que dispone el Art. 331 del COIP que castiga con una pena de 3 a 5 años de prisión y destitución al funcionario público que impida el ejercicio del derecho ciudadano a la participación política a menos de un año de las elecciones. (O) Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : EcuadorFMIJUAN CARDENASMal paga el diablo a sus devotos
A %d blogueros les gusta esto: