La sabiduría popular afirma que la primera víctima del “correavirus” sería el cachorro en sus aspiraciones presidenciales, quien ante tanta orfandad, sólo por haberle dicho a medio Ecuador que se vaya a la m…, digo al páramo, habría tomado la triste decisión de no asumir la candidatura, a sabiendas que vuelta va a perder. Es que los números están claritos, por más que repite y repite sus encuestas y a qué costo. Bueno, lo de la plata no le importa, porque, pobrecito, trabajando de sol a sol en politiquería y en la alcaldía, logró acumular tanto, que hoy es uno de los más ricos y “acomodados” del país. Lo que le amarga es el desprecio popular y eso duele, pese a tanta fama mediática. ¡Qué malagradecidos!

Primero dijeron que Odebretch puso Presidente. Pero cuando la empresa corrupta y corruptora afirmó que no había entregado ni un centavo a la campaña de AP, se les cayó esa patraña. Entonces armaron el “arroz verde” y con el escándalo de los sicarios de tinta complotados, “condenaron” de antemano en sus pérfidos  titulares, particularmente al Presidente Correa para que nunca más sea candidato, porque le tienen terror a que vuelva a ganarles como lo hizo por 14 veces consecutivas en la Década Ganada; y a Jorge Glas porque es el inocente trofeo  con que se inmoló todo vestigio de la Revolución Ciudadana, para tomarse por asalto la Vicepresidencia que hoy ostenta un Ottito derechoso y engreído. Como se les quemó el “arroz verde”, recurrieron al caso “sobornos”, anunciaron miles y miles de pruebas, citaron a 131 testigos de los cuales apenas hicieron declarar a 30. A los demás les agradecieron sus servicios.

Faltaba lo espectacular: ¡la perito Mantilla!, cargada de títulos, honores, experticias, sobradota, presentándose como una experta en criminalística, anunció que Rafael Correa dizque lideraba desde la Presidencia de la República una organización criminal. Cuando La Posta, la de la costosísima pauta, le entrevistó, demostró que era una recalcitrante odiadora al Mashi Rafael; sin embargo reconoció en micrófonos que el asunto en su contra es político y de lo único que tienen constancia es del depósito de un préstamo de seis mil dólares del fondo voluntario de solidaridad de la Presidencia de la República, el mismo que ha sido íntegramente cancelado con descuentos mensuales de quinientos dólares en un año. Lo que nos faltaba fue saber que la perito estrella de la Fiscalía no era ni abogada, peor experta en criminalística. A lo sumo un diplomita de esos que dan por asistir a las capacitaciones y por haber ido a México le nombraron Vicepresidente de un tal Instituto de Criminalística y doctora honoris causa, lo que ella hizo valer fraudulentamente para calificarse como tal en el CNJ.

¿Qué se viene?: nulidad de la prueba y sin prueba no han proceso y sin proceso no hay sentencia y sin sentencia no hay condena y sin condena….:¡Vuelve Correa! Se fregaron. ¿Y la perito?: a la cárcel por utilización a sabiendas de títulos falsos y engañar a la Justicia. Con este mal ejemplo, no nos sorprendamos si  el “último hielero del Chimborazo”, a quien los odiadores le otorgaron un doctorado honoris causa, pretendiendo desmerecer la solvencia académica del ex Presidente Correa, reclame y le den la presidencia de la Corte Nacional de Justicia. ¡LAWFARE al rojo vivo! (O) Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : CORREAVIRUSEcuadorFISCALÍAJUAN CARDENAS
A %d blogueros les gusta esto: