Paola era una adolescente ecuatoriana que fue abusada sexualmente durante dos años por el vicerrector de su colegio. Bolívar Espín (65) la violó, la embarazó y la obligó a abortar con el médico del colegio que también abusó de ella.

Paola terminó suicidándose. Han pasado 17 años y su agresor sigue prófugo. Hoy su caso será presentado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica, y sería el primer caso de violencia sexual escolar en llegar a una instancia internacional.

Era diciembre de 2002 cuando Paola Guzmán (16) ingirió fósforo blanco antes de despedirse de su madre e ir a la escuela. Sus dos últimos años de vida se habían convertido en un infierno por el reiterado acoso y abuso sexual que ejercía Bolívar Espín contra ella. Sus amigas se dieron cuenta del estado de salud de Paola y alertaron a los docentes; pero, en lugar de auxiliarla, la hicieron rezar para que pida perdón por intentar suicidarse.

Una de sus compañeras avisó a la mamá de Paola, Petita Albarracín, sobre lo sucedido; para ese momento ya habían pasado tres horas. La adolescente fue llevada a dos centros de salud donde intentaron salvarla, pero fue en vano. Murió esa misma tarde. Su muerte reveló una historia de abuso escolar en la que ella no había sido la única víctima y que tenía como principal cómplice a los profesores y autoridades de todo el colegio.

Lea más Información de WAYKA.PE

Confirmado.net / Redes sociales