Naciones Unidas insiste en solicitar a los gobiernos la implementación de planes que garanticen el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos. En Ecuador durante el gobierno de la Revolución Ciudadana se definió el cambio de la matriz energética como estrategia al desarrollo seguro, moderno y sostenible. Construyó hidroeléctricas, la central eólica Villonaco, el consumo masivo de las cocinas de inducción, el uso adecuado de electrodomésticos, bombillos eficientes, entre otros aspectos.

ECUADOR estaba a la vanguardia del mundo.

El gobierno de la Revolución Ciudadana definió el cambio de la matriz energética como estrategia al desarrollo seguro, moderno y sostenible. Construyó hidroeléctricas, la central eólica Villonaco, el consumo masivo de las cocinas de inducción, entre otros aspectos.

Rafael Correa Delgado, economista que gobernó Ecuador durante más de 10 años (2007-2017) recordó que su gobierno garantizó el acceso a una energía asequible y sostenible.

“ECUADOR: ¿Recuerdan que los bombillos eficientes los iniciamos en el 2008, y luego las cocinas de inducción? Era cuando ECUADOR estaba a la vanguardia del mundo”.

Objetivo 7: Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos

La energía es fundamental para casi todos los grandes desafíos y oportunidades a los que hace frente el mundo actualmente. Ya sea para el empleo, la seguridad, el cambio climático, la producción de alimentos o para aumentar los ingresos. El acceso universal a la energía es esencial.

Trabajar para alcanzar las metas de este objetivo es especialmente importante ya que afecta directamente en la consecución de otros objetivos de desarrollo sostenible. Es vital apoyar nuevas iniciativas económicas y laborales que aseguren el acceso universal a los servicios de energía modernos, mejoren el rendimiento energético y aumenten el uso de fuentes renovables para crear comunidades más sostenibles e inclusivas y para la resiliencia ante problemas ambientales como el cambio climático.

El acceso a tecnologías y combustibles menos contaminantes para cocinar aumentó al 57,4% en 2014, poco más que el 56,5% registrado en 2012. Más de 3000 millones de personas, la mayoría de Asia y África Subsahariana, todavía cocinan con combustibles muy contaminantes y tecnologías poco eficientes.

Confirmado.net / ONU