Presidenta de facto Jeanine Áñez

Una vez consumado el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales el 10 de noviembre la presidenta de facto Jeanine Áñez dijo que su gobierno era de transición y que su tarea era organizar las elecciones lo antes posible. Sin embargo, toda ruptura institucional acarrea problemas que van más allá del reglamento que se quiera aplicar o lo que dice la constitución, ya que es la política la que termina dirimiendo cualquier pleito.

Si quienes festejaron la renuncia de Evo Morales y su posterior traslado a México pensaban que allí se acabaría su carrera política tal vez festejaron de antemano sin tomar en cuenta que desde sus comienzos como dirigente social en la región del Chapare Morales fue perseguido por su activismo. En 2002, incluso fue expulsado del parlamento cuando era diputado. Ese año estaba al frente del país Jorge “Tuto” Quiroga, compañero de fórmula del dictador Hugo Banzer que ganó las elecciones en 1997 y renunció por problemas de salud, siendo sucedido por Quiroga, que ahora es delegado de Áñez para difundir en el extranjero que en Bolivia no hubo un golpe de Estado.

Información de CNN en español – Lea Más

Confirmado.net

Etiquetas : BOLIVIACNNEVO MORALESJEANINE ÁÑEZPEDRO BRIEGER
A %d blogueros les gusta esto: