Asesor financiero de Miami recibe 3 años y medio por sobornar a funcionarios de PetroEcuador

Un asesor financiero de Miami fue sentenciado a 3 años y medio de prisión por el pago de coimas mediante el  sistema bancario de los Estados Unidos a funcionarios ecuatorianos de la compañía petrolera nacional del Ecuador.

Según la fiscalía federal, Frank Roberto Chatburn Ripalda también canalizó sobornos a un funcionario de PetroEcuador que fue pagado por la constructora brasileña Odebrecht.

Chatburn, que tiene nacionalidad estadounidense y ecuatoriana, se disculpó ante la jueza Marcia Cooke, antes de que ella le sentenciara por usar el sistema financiero estadounidense para lavar dinero y promover esquemas de soborno además de esconder los pagos ilegales a funcionarios oficiales en Ecuador.

Artículo del Miami Herald – versión Inglés

Chatburn, quien se declaró culpable del delito de lavado de dinero en Octubre, pagó millones de dólares en comisiones a funcionarios de PetroEcuador a cambio de contratos con la estatal petrolera desde 2013 a 2018, según fiscales federales en Miami y Washington D.C.

Chatburn de 42 años es representado por los abogados Howard Srebnick y jackie Perczek y enfrentaba una sentencia de hasta 20 años en prisión. Las directrices federales por su delito estaban entre los 7 y 9 años. Sus abogados pelearon por un tiempo significativamente más corto.

Chatburn, quien está cooperando con las autoridades estadounidenses debe entregarse a la Oficina Federal de Prisiones en febrero.

Chatburn es uno de los 10 acusados, incluyendo funcionarios ecuatorianos, proveedores de servicios petroleros y asesores financieros que se han declarado culpables de cargos penales en Miami y en otras cortes de Estados Unidos, por su participación en el caso de sobornos y lavado de dinero de PetroEcuador.

En el acuerdo de cooperación de Chatburn, admitió en confabular con una contratista petrolera del argentino Ramiro Andres Luque Flores, para pagar cerca de 3 millones de dólares en sobornos a funcionarios ecuatorianos para obtener contratos con PetroEcuador.
Luque tenía varios contratos con PetroEcuador por servicios de eliminación de residuos peligrosos valorado en 38 millones de dólares, según reportes.

La fiscalía, mediante un comunicado de prensa, aseguró que: “Como asesor financiero del contratista, Chatburn aceptó hacer pagos en coimas para el beneficio de funcionarios (en ese entonces) de PetroEcuador mediante el uso de compañías ficticias y bancos en Estados Unidos, Panama, las Islas Caimán, Curazao y Suiza…. Para ocultar los pagos, Chatburn creó empresas fantasmas panameñas con bancos suizos en nombre de, funcionarios de PetroEcuador de ese entonces. “

Chatburn fue asesorado en Miami por José Larrea, que se declaró culpable de lavado de dinero el anterior año y fue sentenciado a más de dos años en prisión. Larrea ayudó a transferir el total de los sobornos mediante el sistema bancario de los Estados Unidos, según actas judiciales.
El caso del Departamento de Justicia en contra de Chatburn y otros, viene después de la admisión de culpabilidad de Odebrecht en 2016 en conspirar a la violación de las leyes antisoborno estadounidenses, llevando a cabo un gran esquema en el cual se pagó casi 800 millones de dólares a funcionarios públicos en 12 países donde Odebrecht construía. Entre ellos: Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Panamá y Venezuela.

Según una declaración presentada con su acuerdo de cooperación, Chatburn ocultó sobornos pagados a un funcionario ecuatoriano por Odebrecht, a través de varias compañías fantasmas y cuentas bancarias en varios países, incluido en Estados Unidos.
Chatburn reconoció que conspiró con el funcionario ecuatoriano para ocultar los sobornos destinados al funcionario por Odebrecht entre 2013 y 2015. La serie de sobornos, según muestran registros judiciales, suman más de 1 millón de dólares.

En junio, el Miami Herald y el Nuevo Herald, junto con la empresa matriz McClatchy, publicaron una serie de historias que muestran cómo Odebrecht estableció una “división de sobornos” en una oficina de Miami para canalizar sobornos a funcionarios para obtener y mantener proyectos de construcción valorados en millones de dólares.

Artículo del Miami Herald – versión Inglés

Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -