- Publicidad Top Ad -

Plaza de la Dignidad, en el centro de Santiago de Chile, por novena vez un viernes congregó a una multitud pasando a ser el epicentro de la protesta social y tomando esta vez la forma de un concierto popular, ofrecido por los Inti-Illimani y Los Bunkers.

Como ha sucedido en las últimas nueve semanas, la ciudadanía se concentró en ex-Plaza Italia, rebautizada como Plaza de La Dignidad, para mantener la presión sobre los petitorios ciudadanos. La concentración de este viernes se dio en el marco de la difusión del informe de la Oficina de la Alta comisionada de las ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Fue una de las manifestaciones más masivas desde la histórica convocatoria de un millón 200 mil personas realizada hace un mes y medio. El lugar se convirtió en un show musical organizado por la AFEP (Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos), y contó con la participación de Inti Illimani y el esperado regreso de Los Bunkers, la banda penquista que estaba separada desde el año 2014. La convocatoria fue rechazada duramente por el intendente de la Región Metropolitana, Felipe Guevara, quien dijo que no estaba autorizada y trató de frenarla insistiendo en que no podían resguardar la seguridad de los presentes. Sin embargo, no se registraron incidentes.

- Publicidad Inline Ad -

Confirmado.net / Pressenza

- Publicidad InText -