Pronóstico reservado en el ballotaje de Uruguay

Complicadas perspectivas para el Frente Amplio en el ballottage del próximo domingo. Las encuestas, en su totalidad, anticipan el triunfo de la alianza de la derecha liderada por Luis Lacalle Pou sobre Daniel Martínez, candidato del Frente Amplio. Los guarismos varían según los encuestadores: en un caso vaticinan una ventaja que oscila entre 4 y 8 puntos porcentuales. A Martínez la va bien con la población joven (18-29 años) en donde obtiene una ventaja de 10 puntos sobre su rival. La situación se empareja, aún con una leve ventaja para el frentamplista, en la cohorte de 30 a 44 años pero luego pierde por 12 puntos en el grupo de 45-49 años y por 20 entre los mayores de 60. Dado que la pirámide demográfica del Uruguay revela un fuerte envejecimiento estas diferencias pueden ser decisivas a la hora del comicio. Pero sería un error asegurar hoy jueves que la elección del domingo ya está cerrada.

Quien haya visitado el Uruguay en estos días difícilmente percibiría en las calles la excitación que supuestamente produciría la inminencia de un ballottage trascendental. Esto porque lo que está en juego, a diferencia de las anteriores elecciones bajo el gobierno del Frente Amplio, es no sólo un recambio del jefe de estado sino una radical reorientación del rumbo económico y social que seguirá el país en los próximos cinco años. La insatisfacción con el oficialismo ha sido muy eficazmente estimulada por el coro mediático que entona una sóla melodía condenatoria de la gestión frenteamplista y que oculta impúdicamente los logros de la gestión. Que hay problemas y que han quedado asignaturas pendientes es indudable y era previsible, pero que a lo largo de 15 años esos gobiernos dieron pasos importantes en la construcción de una sociedad más justa, empoderada e inclusiva es un hecho indiscutible.

Pero eso ahora no cuenta para amplias franjas de la población que se ven inermes ante el bombardeo mediático y dan muestras de una suicida credulidad ante la artillería propagandística de la derecha. Algo asombroso para quien viene de la Argentina: los medios instalaron en uno de los países más seguros y tranquilos del mundo a la “inseguridad” como uno de los temas fundamentales de la campaña, fogoneando las quejas en contra del gobierno por ese supuesto flagelo que hoy atribula al Uruguay. Sorprende también constatar como el desconocimiento o la desaprensión ante el holocausto social provocado por las mismas políticas que propicia Lacalle Pou en el vecindario: lo ocurrido en Argentina, Brasil y Chile no parece conmover a la opinión pública oriental.

Por Ailio Borón

LEA MÁS PÁGINA 12 DE ARGENTINA

Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -