MUNDOTitulares

Polarización y revanchismo generan más violencia e inestabilidad en América del Sur

Chile es la mayor expresión de la protesta contra el neoliberalismo

América Latina se ha vuelto más violenta a causa de una mayor tensión entre la izquierda y la derecha y a que sus líderes políticos impulsan acciones revanchistas cuando llegan al poder, dijeron este miércoles a Sputnik tres expertos.

“La región ha actuado de forma más agresiva en las últimas semanas, porque existe una mayor polarización, una tensión entre la izquierda y la derecha, que desemboca en una especie de lucha ideológica hacia los extremos y erosiona a la democracia”, dijo a esta agencia el director ejecutivo de la Asociación Boliviana de Ciencias Políticas, José María Paz.

En Chile, Bolivia y Ecuador se han presentado masivas protestas contra los gobiernos e incluso en algunos de esos países las fuerzas policiales y militares han salido a las calles para frenar las manifestaciones, lo que ha generado decenas de muertos y cientos de heridos.

También decenas de personas fueron detenidas, entre ellas dirigentes opositores señalados por las autoridades de instigar actos contra el estado de derecho.

El doctor en ciencias políticas chileno y profesor del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales, Patricio Navia, advirtió en diálogo con Sputnik que esta situación de mayor polarización puede llevar a que las elecciones no definan quiénes son los gobernantes de un país.

El analista precisó que la polarización no es mala en democracia; pero su exceso termina produciendo daños cuando el perdedor de la elección no quiere esperar a que se termine el Gobierno.

“Una mayor polarización entre la izquierda y la derecha y el revanchismo político pueden estar erosionando la democracia en la región; la polarización, la violencia y la geopolítica conspiran contra el poder del pueblo”, advirtió Paz.

Por su parte, el politólogo Oscar Montero, indígena del pueblo kankuamo y asesor de la Organización Nacional Indígena de Colombia, dijo a Sputnik que esta situación obliga a la ciudadanía a plantear salidas “dialogadas y plurales”.

ECONOMÍA Y SOCIEDAD

Por otro lado, Navia dijo que en América Latina existe mayor polarización debido a que las economías de los países están entrando en recesión.

“Lo que sí produce discrepancias profundas es el modelo económico. El fin del ciclo de los “commodities” (productos básicos) ha puesto en tela de juicio la validez del modelo de libre mercado”, explicó.

Además, como Estados Unidos se ha puesto más proteccionista, los que se oponen al libre mercado tienen más fuerza en sus argumentos, agregó.

“Ahora bien, hasta ahora nadie ha propuesto una alternativa viable al libre mercado, pero el descontento con la situación económica lleva a muchos a estar abiertos a considerar alternativas que prometan más crecimiento y menos desigualdad”, expresó.

Por su parte, Montero aseveró que el cambio que se observa en la región se debe a que los movimientos sociales están logrando impulsar una política que reivindica a los pueblos.

“Los pueblos están pidiendo que los gobiernos apuesten a reducir la desigualdad social y el hambre, hoy protestan contra las políticas de muerte, que lo que buscan es seguir fortaleciendo las dinámicas neoliberales del Fondo Monetario Internacional”, agregó.

NUEVOS RECURSOS DE PERSECUCIÓN

Paz, Navia y Montero coincidieron en que actualmente se utilizan nuevos modelos de revanchismo político, sobre todo referidos a los medios de comunicación y a la justicia.

“En estos momentos las principales formas de represión responden a una estrategia mediática que lo que busca es deslegitimar y seguir logrando colocar diferentes polos opuestos en sus extremos”, afirmó Navia.

Expresó que generalmente se utiliza la caricaturización de posturas y la generalización respecto a las posiciones de ciertos integrantes de determinados grupos para hacerlas extensivas a todos sus miembros; el objetivo es encasillar a las personas.

Por su parte, Paz sostuvo que el “lawfare” o judicialización de la política es otra herramienta que se utiliza con fines revanchistas.

El lawfare es el “uso indebido” de la justicia para fines de destrucción de imagen pública e inhabilitación de un adversario político, según el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica.

“A mí me preocupa que algunos intenten prohibir la presencia de candidatos a través de procesos judiciales, ya sea de izquierda o derecha, porque eso restringe la capacidad de la gente para elegir a sus líderes”, señaló Navia.

Por su parte, Montero afirmó que también se utiliza la religión para “poder justificar en nombre de Dios las masacres y el asesinato”.

En Chile fallecieron cerca de 30 personas en las protestas que comenzaron en octubre, al menos cinco de ellas a manos de las Fuerzas Armadas y la policía.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos presentó 346 acciones judiciales contra las fuerzas policiales, acusando torturas, tratos crueles, homicidios, homicidios frustrados y abusos sexuales.

Mientras tanto, en Ecuador fallecieron 11 personas, hubo 1.192 aprehensiones y 1.340 heridos durante las protestas de inicios de octubre.

Y en las manifestaciones que comenzaron contra un presunto fraude en Bolivia y continuaron contra el golpe de Estado al expresidente Evo Morales murieron 32 personas.

Confirmado.net / Sputnik

Etiquetas : AMÉRICA DEL SURCHILEEcuadorprotestas
A %d blogueros les gusta esto: