Generales

Golpe de Estado en Bolivia no altera la correlación de fuerzas en la región

Dirigente Joao Pedro Stedile, de los Sin Tierra de Brasil

El golpe de Estado contra el presidente boliviano Evo Morales (2006-2019) no modifica el equilibrio de fuerzas de América Latina en favor de la derecha, porque cuentan también las victorias del progresismo en México y Argentina, dijo a Sputnik uno de los fundadores del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil, João Pedro Stédile.

“Creo que el golpe de Bolivia no altera la correlación de fuerzas, porque es un país pequeño; lo que siempre altera la correlación de fuerzas es cómo se mueven los grandes países, y en los países de nuestro continente creo que las fuerzas progresistas están avanzando”, dijo el dirigente.

Stédile, integrante de la dirección nacional del MST, añadió que tanto la victoria de Andrés Manuel López Obrador en México, como la de Alberto Fernández en Argentina, son “muy importantes”, porque se trata de “grandes países”.

“En la correlación de fuerzas todavía estamos ganando, a pesar de la derrota en Bolivia”, insistió.

El dirigente añadió que todavía falta saber cómo se van a desarrollar las crisis que atraviesan países más pequeños, como Chile, Ecuador y Perú.

Esos países “todavía están en una dinámica que nadie puede decir lo que va a pasar; es un volcán, puede ocurrir cualquier cosa”, advirtió Stédile.

El activista por la reforma agraria observó que en Chile incluso puede haber un “golpe militar”, porque en ese país “las Fuerzas Armadas son pinochetistas”, en referencia al fallecido dictador Augusto Pinochet (1973-1990).

Aunque en estos países los gobiernos tengan “la hegemonía política y el Estado”, no están resolviendo los problemas de la gente, y al no resolverlos, “se arma una bomba que en algún momento va a explotar”, dijo Stédile.

“¿Cuándo va a explotar? No sabemos. Pero sí sabemos que esa forma de dominación de los gobiernos de derecha, como fue (el del presidente Mauricio) Macri en Argentina, aunque manipulen y ganen las elecciones, no resuelven los problemas de la gente; al contrario, los agravan, y al hacerlo van armando bombas de insatisfacción popular, que tarde o temprano van a explotar en nuestro continente”, observó.

TERRORISMO

Para Stédile, la renuncia de Morales fue una respuesta humana más que política, que el líder boliviano tomó luego de los ataques y amenazas contra él, su familia y varios dirigentes de su partido, el Movimiento al Socialismo.

“La renuncia de Evo solo se explica desde el punto de vista psicológico; cuando empezaron a agredir a sus familias, a quemar la casa de su hermana… eso lleva a un nivel de tensión, que uno más que dirigente político es un ser humano, y reacciona”, observó el dirigente.

En este sentido, el integrante del MST dijo que la decisión de Morales “no se explica políticamente”, y que es con este objetivo que la oposición comete “actos de terrorismo”, precisamente para “generar terror entre los dirigentes”.

Stédile opinó que con Morales en el exilio, las elecciones que debe convocar el Gobierno de facto que preside la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez “adquieren un nivel de mucha más disputa ideológica”.

“Ahora no es solo hablar sobre si el de Evo fue un buen Gobierno; ahora lo que está en juego es la democracia”, aseguró el dirigente brasileño.

Bolivia está envuelta en una crisis política desde que el 10 de este mes Evo Morales (2006-2019) renunció a la presidencia, presionado por las Fuerzas Armadas y la policía y luego de varias semanas de protestas por un presunto fraude electoral en los comicios del 20 de octubre.

Luego de que Morales fue asilado por México, Áñez se autoproclamó presidenta sin pasar por los procedimientos legislativos previstos en unas sesiones del parlamento que no tenían el quórum requerido.

La investidura de facto de Áñez fue avalada por el Tribunal Constitucional.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos contabilizó al menos 23 muertos y 715 personas heridas desde el inicio de la crisis, entre ellos al menos nueve fallecidos y 122 heridos por represión combinada de la policía y fuerzas armadas desde el viernes 15.

Ese día los uniformados arremetieron contra una marcha de cocaleros en el departamento boliviano de Cochabamba (centro).

Confirmado.net / Sputnik

A %d blogueros les gusta esto: