MUNDOTitulares

Misión internacional de DDHH exhorta al Estado chileno a frenar la represión

Una misión internacional de observación visitó Chile durante seis días para constatar las múltiples y sistemáticas violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad en el marco las protestas sociales que se replican en todo el país desde el 18 de octubre.

Luego de innumerables reuniones con organizaciones sociales y de DDHH, víctimas de la represión, funcionarios públicos y autoridades legislativas en las ciudades de Santiago, Valparaíso y Temuco, la misión entregó un documento con los resultados y las recomendaciones preliminares. Allí se afirma que “las fuerzas de seguridad utilizan los elementos de disuasión de forma descontrolada, no gradual e indiscriminada. La Misión está especialmente preocupada por la forma en que se está haciendo uso de armas menos letales por parte de Carabineros, con la intención de herir y castigar a los manifestantes y sin dar cumplimiento a normas mínimas de gradualidad y proporcionalidad”. También destaca que “se han verificado malos tratos y gravísimos casos de tortura”. En el informe sugieren la “Inmediata desmilitarización de la gestión de las protestas y manifestaciones”.

La iniciativa fue impulsada por la Coordinadora de Derechos Humanos de la Araucanía y las conclusiones fueron entregadas al presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito, y a las comisiones de Derechos Humanos de ambas cámaras del Congreso.

Enrique Font, integrante de la Organización Mundial Contra la Tortura, relató a NODAL que “lo novedoso es la escala de la represión, pero no los métodos”. Font menciona dos informes de la propia ONU, de 2016 y 2018, en los que ya se le pedía al Estado chileno el cese de la militarización y del uso de armas en el abordaje de las protestas, y concluye: “Vimos que hay una gran represión y condiciones previas que hacían más fácil esa represión. Ahora se intensificó y se masificó pero sobre condiciones existentes, y eso no es menor en cuanto a la responsabilidad de un Estado en la violación a los DDHH. Venía sucediendo y el Estado estaba informado”.

Nora Cortiñas y el presidente de la Corte Suprema chilena

También formó parte de la delegación Nora Cortiñas, de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora de Argentina, quien fue contundente: “En Chile se está viviendo un terrorismo de Estado, se repiten cosas que nos recuerdan a la época de Pinochet, una represión brutal, cada vez más inhumana, de un salvajismo que no tiene parangón”.

Cortiñas denunció que el gobierno chileno implementa “una represión sistemática y masiva”. Además analizó el contexto del estallido social: “Fue muy emocionante ver de cerca este despertar del pueblo chileno, que está en las calles diciéndole basta a este modelo neoliberal que privatizó todo y reclamando sus derechos a la salud, a la educación, a una jubilación digna y tantos más. La gente está exigiendo un cambio de fondo y creo que sólo podrá ser si se escucha el pedido de una Asamblea Constituyente, donde sea el pueblo el que decida esos cambios”.

Ni excesos ni errores

Según el último informe del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), entregado este miércoles, 2.209 resultaron heridas personas y 6.046 fueron detenidas en el marco de las protestas de las últimas semanas. Además, se elevó a 209 la cantidad de manifestantes que han sufrido lesiones oculares, especialmente por disparo de escopetas de perdigones, en lo que ya se reconoce como un record mundial de personas que pierden la vista por la represión policial.

La misión de observación visitando una comunidad mapuche

En la misión de observación también participó Yaizha Campanario Baqué, integrante de la organización de DDHH Perú Equidad y del grupo el internacional de trabajo sobre asuntos indígenas IWGIA. Advierte que en Chile “no hay estado de derecho, no se están respetando los derechos humanos básicos. Hay una lógica de militarización absoluta del Estado y del uso de la fuerza para amedrentar a la población, una vulneración total al derecho a la protesta”. Campanario enumera las violaciones que pudieron comprobar: “Escuchamos muchos casos de persecución, tortura y detenciones que pasan por encima de cualquier tipo de protocolo no solo policial sino de todos los estándares de DDHH a nivel internacional. Manifestantes amenazados de muerte, abusos sexuales. Incluso acoso, detenciones y tortura a menores de edad. Torturas no sólo físicas sino también psicológicas: una lógica general de generar el terror en la población para que no siga manifestándose”.

La visita a ciudad a la región de la Araucanía y a una comunidad mapuche sirvió para que la misión certificara cómo esas metodologías se vienen empleando históricamente contra las y los comuneros. Relata Campanario: “Pudimos comprobar que esa dinámica se venía dando en el territorio mapuche desde hace muchos años y ahora se expandió al resto del país. El pueblo chileno está viviendo ahora, en una proporción menor, la represión y el amedrentamiento continuo que sufre el pueblo mapuche”.

También formaron parte de la delegación Christina Ayala, del Comité por los Derechos Humanos en América Latina (CDHAL, Canadá); Andrés López, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS, Argentina); Ayelen Beigbeder, de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre; Camila Marques y Denise Mora, de Articulo 19 (Brasil); Ivi Oliveira (Front Line Defenders); y Miriam Liempe, de la CTA Autónoma de Argentina.

Etiquetas : CHILEDerechos HumanosMISIÓNNODAL
A %d blogueros les gusta esto: