Evo Morales junto a Stella Calloni

En Bolivia se está sufriendo un Golpe de Estado ya anunciado. Hace un mes, algunos funcionarios de los EEUU decían: «Si hacen un fraude, sepan que nosotros no vamos a quedarnos de brazos cruzados, vamos a intervenir». Así, durante el día de ayer, con la mentira de que hubo fraude, las Fuerzas Armadas intervinieron el orden democrático. Muchos dicen que si la Organización de los Estados Americanos auditaba las elecciones, todo iba a ser menos apresurado. Pero de todos modos, el golpe contra Evo Morales se iba a dar, ¡ya lo tenían todo preparado! La misma OEA salió a decir que habían encontrado algunos intentos de manipulación en las elecciones, y desde ahí empezaron a presionar. Se dijo en su momento que el conteo de votos se había frenado y no era así: siempre en Bolivia los resultados se dan hasta tres días después porque no llegan las actas de la gente que vive en lugares más remotos. La derecha usó eso para hablar de fraude e interrupciones.

Esta situación nos debe alertar algo importante, está marcando que Estados Unidos puede intervenir en cualquiera de las elecciones de la región como parte de su proyecto de recolonizarnos a través del neoliberalismo. Con los Macri, los Piñera, los Bolsonaro quieren arrasar con el Estado, las industrias y todo lo que beneficie a los sectores populares. Como pueblo hermano, nos queda hacer un gran movimiento de solidaridad por las y los bolivianos porque se están quedando en manos de unos personajes siniestros que, entre otras cosas, se la pasaron criminalizando a los pueblos originarios. Esta derecha secuestró familias, las obligaban a renunciar a sus cargos con amenazas de muerte, incendiaron casas de diferentes funcionarios, a algunos los ataron a árboles y otras barbaridades más, no hay otra explicación que el odio, son tremendamente racistas y fascistas. Eso es lo que Evo quiso frenar ayer, que se sigan vulnerando los Derechos Humanos.

No olvidemos que Bolivia es el país con más dictaduras en el continente y muchos de los que las defendieron siguen fuertes en ese país. Sabemos bien que el imperio es experto en meter caballos de Troya en nuestros países y que muchas veces se camuflan detrás del evangelio, como Luis Camacho, el principal opositor de Evo. Tenemos que estudiar cada caso con mucha seriedad, inteligencia y coherencia porque se trata de un enemigo muy grande. Hoy más que nunca debemos pedir en nuestras calles por la integridad y seguridad de Evo y todos sus funcionarios, respaldar los logros maravillosos que su gestión logró transformando realmente de fondo un país, repudiar los diferentes Golpes de Estado que intentaron antes contra él y comprender que derrocaron impunemente a un líder que logró más de 200 mil viviendas para la gente, políticas de alfabetización, industrialización y soberanía, entrega de los primeros subsidios por jubilación y discapacidad, entre muchas a favor del pueblo, siempre.

Sin duda, fue el mejor momento de la vida de Bolivia porque miles y miles pasaron de la pobreza a la clase media y eso fue porque Evo se comprometió con su pueblo. Hoy, en todos los rincones de la región nuestro rol es fundamental: ¡No podemos dejar solo al pueblo boliviano!

* Por Stella Calloni*/

Confirmado.net / Resumen Latinoamericano/

Etiquetas : BOLIVIAEVO MORALESPENSAMIENTO CRÍTICORESUMEN LATINOAMERICANOSTELLA CALLONI
A %d blogueros les gusta esto: