“Ahora, Gobierno. Ahora, España”, reza el afiche de la central del Partido Socialista Español (PSOE), en Madrid. Sin embargo, después de las elecciones del domingo (10.11.2019), la tarea de formar Gobierno va a ser aún más difícil para el presidente español, Pedro Sánchez.

El PSOE salvó los muebles: si bien ganó las elecciones y sigue siendo el partido más fuerte, sufrió una pérdida de casi el 2 por ciento de los votos. El objetivo de Sánchez era acercarse a la mayoría de 176 escaños en el Parlamento, o que, quizás con un milagro, los posibles socios desarrollaran la voluntad de formar una coalición de izquierda.

De hecho, Pablo Iglesias, el líder del izquierdista Podemos, había hecho algunos avances en dirección a los socialistas el domingo, diciendo que era una “necesidad histórica” formar una coalición, después de haberla rechazado anteriormente. Pero esa declaración no fue suficiente, sobre todo, después de que su partido perdiera tantos votos que los dos juntos, PSOE y Podemos, apenas podrían formar un Gobierno minoritario con alrededor de 150 bancadas. Están más lejos que antes de una mayoría, y el electorado no solo hizo oídos sordos a la táctica de Podemos, sino que, además, algunos dieron un giro radical hacia la extrema derecha.

LEA MÁS DW

Confirmado.net

Etiquetas : eleccionesEspañaGOBIERNO PROGRESISTAPEDRO SÁNCHEZPOSOEPPunidas podemosVOX
A %d blogueros les gusta esto: