Es pedir mucho: que parezca que somos personas mientras nos tratan. Y que el sistema de salud solo actúe a contracorriente del clima dominante hostil, precario, de falsa comunidad, de sonrisas permanentes en las pantallas, mientras la corrupción, la anomia social y la insensibilidad avanzan y cada vez nos acostumbramos a ser menos seres humanos.

Un día el médico te cuenta que te descubrió un cáncer. Luego del shock, te dan una hoja llamada 053 para derivación porque no hay citas con el especialista hasta 6 meses después. Lo que es una urgencia ahora es un calvario. Comienza el mundo de la enfermedad y la larga espera del tratamiento, el mal trato en medio del dolor. La sensación, pesada como una losa de que todo está hecho para que una ansiada tranquilidad –que es la mitad del tratamiento-, no exista más.

Esa amenaza del cáncer evidencia la indiferencia e inhumanización de un sistema de salud que en teoría debería atender, proteger y contener. Pero te abandona. Deshumanización disfrazada de “calidad” y “calidez”. Pasas a ser el “paciente” (nunca mejor dicho) de cáncer gástrico, de colon, de mama, de pulmón. Derrumbado, prepara cedula y copias de todo y  aprende nuevas palabras: carcinoma, ganglio centinela, epicrisis. A la fila.

El “paciente” pasa a someterse a una infinidad de estudios y análisis superando una verdadera carrera de obstáculos y con ese estigma hay que atravesar un pantano de trabas y complicaciones burocráticas sin nombre: aquí hacemos solo las biometrías, allá los marcadores tumorales, la tomografía ha sido con contraste no, la colonoscopía que amerita ayuno y preparación especial a las 4 de la tarde. ¡Por Dios!

Dos o tres meses después llega la ansiada consulta con el oncólogo que extirpará el tumor. En una especie de sala de espera  reina el silencio. Todos se miran asustados. La línea de tiempo en donde te pueden salvar la vida, cometer una mala praxis o equivocarse es delgadísima. Encomiéndate a lo que creas. Allí solo eres un “paciente con cáncer”.

Es pedir mucho: que parezca que somos personas mientras nos tratan. Y que el sistema de salud solo actúe a contracorriente del clima dominante hostil, precario, de falsa comunidad, de sonrisas permanentes en las pantallas, mientras la corrupción, la anomia social y la insensibilidad avanzan y cada vez nos acostumbramos a ser menos seres humanos. (O) pabloizquierdo7@gmail.com


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : cáncerEcuadorPABLO IZQUIERDO PINOSsalud
A %d blogueros les gusta esto: