La decisión del CEO de Twitter de prohibir publicidad política en su plataforma es correcta. Muestra que asume responsabilidad corporativa. Otras redes sociales deben seguir sus pasos, dice Martin Muno.

El notición llegó, como era de esperar, por Twitter. El presidente de Twitter, Jack Dorsey, anunció que ya no difundirá publicidad política a partir del 22 de noviembre. Con las palabras: «Creemos que el alcance del mensaje político debe ser ganado, no comprado”, comenzó un hilo de tuits sobre dicha decisión. Dorsey, quien se llama a sí mismo «Jack» en Twitter, dejó bien claro lo que pretendía con esta nueva medida. Se trata, por un lado, del impacto que tiene el contenido pagado en Twitter y, por otro lado, de los peligros a los que se enfrentan las redes sociales en su conjunto. Según Dorsey es la «optimización de la mensajería, basada en el aprendizaje automático, la microfocalización, la información engañosa no verificada y las «deep fakes”. Y todo cada vez a más velocidad, de manera más sofisticada y de mayor tamaño”.

LEA MÁS DW

Confirmado.net

Etiquetas : FACEBOOKPUBLICIDAD POLÍTICATWITTER
A %d blogueros les gusta esto: