Rafael Correa Delgado, expresidente de Ecuador - 2007-2017

*Por Cynthia García y Emanuel Herrera publicado en Caras y Caretas Uruguay 

Ecuador atraviesa, por estos días, una profunda crisis institucional como consecuencia del contundente rechazo popular al “paquetazo” que intentó aplicar el presidente Lenín Moreno a instancias del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Si bien la resistencia de 11 días que el pueblo mantuvo en las calles de varias ciudades del país logró revertir la profundización del ajuste, la persecución contra la oposición política no ha cesado e, incluso, se ha intensificado. Es que tras el fracaso del decreto que buscaba recortar los históricos subsidios al combustible, el mandatario agudizó su arremetida contra sus exaliados: acusados de integrar un plan de desestabilización con ramificaciones venezolanas, al menos seis dirigentes fueron detenidos y otros cuatro se vieron forzados a pedir asilo en una embajada extranjera.

En cadena nacional, Lenín le puso nombre y apellido al supuesto mentor intelectual de la intentona golpista: Rafael Correa. Desde Bélgica, el expresidente habló con Caras y Caretas y se refirió a la situación que atraviesa el país que supo gobernar durante 10 años, entre 2007 y 2017. Dice que tiene “el alma desgarrada” por ver las imágenes que las cadenas internacionales retransmiten desde Quito y le recrimina a Moreno “el costo que originan las traiciones y la ineptitud”. También, cuestiona la concepción “formal” de Democracia e insiste en el rol decisivo de los medios de comunicación.

La marca del Fondo

¿Por qué Ecuador está en esta situación?

Todo es cuestión de tiempo, porque sabíamos que era insostenible lo que estaba haciendo el gobierno. Se puede engañar a un pueblo algunos meses, un par de años, pero no siempre. Mira lo que pasó en Argentina. Hemos vivido engaño tras engaño, destrucción, traición… El manejo de la economía ha sido terrible. La gota que rebasó el vaso fue el paquetazo de este señor que se sometió al Fondo Monetario en forma absolutamente innecesaria.

En 10 años nosotros no vimos ni una misión del Fondo Monetario. Si venían humildemente a ayudar, bienvenidos; si venían como virreyes como acostumbraban a venir, por el mismo avión lo regresábamos. Ahora en Ecuador nos dictan qué hacer y cómo manejar nuestra economía con su fundamentalismo ideológico. El gobierno mental del Fondo Monetario es el mercado: para ellos el mercado es perfecto y cualquier interferencia daña su perfección. Y los del gobierno son incompetentes y entreguistas. A ellos les conviene. Todo esto no es inocuo, porque estas políticas benefician a los grandes negocios, a los grandes importadores y al gran capital. Y estas son las consecuencias.

Dieron un paquetazo, liberando el precio de los combustibles, y el aumento ha sido brutal: aumenta el transporte, aumenta el flete y aumenta el costo de vida. Y la gente se hartó y han salido por decenas de miles a lo largo y ancho del país. Tal vez lo más duros fueron los de la marcha indígena, pero no fueron los únicos porque también hubo fuertes reclamos en la costa, en ciudades como Malta, Machana, la propia Guayaquil. Ha salido toda la gente, excepto la burguesía, a la cual le conviene estas cosas. Además tratan de proteger a Moreno porque son los que lo manejan. Moreno es un títere.

Yo nunca había visto algo así, una represión tan brutal. No tengo memoria de esta represión. Mi generación no ha conocido una represión así. Ni en dictadura militar recuerdo tal nivel de represión: hubo muertos, centenas de heridos y superamos los 800 detenidos. Apalearon a la gente, la pateaban en el piso, le tiraron balas de gomas en la cabeza. El asunto es muy serio, esto se parece a una Guerra Civil.

ARTÍCULO PUBLICADO EN #LAGARCÍA – LEA MÁS

Confirmado.net

Etiquetas : CARAS Y CARETASCYNTHIA GARCÍAEcuadorRAFAEL CORREA
A %d blogueros les gusta esto: