Pese al feriado decretado por el día de la independencia de Guayaquil, las manifestaciones en contra de las medidas económicas adoptadas por el gobierno, continúan y se vuelven más numerosas.

Miles de ciudadanos se han concentrado en los alrededores de la Asamblea Nacional y el centro histórico para expresar su descontento contra la elevación de los combustibles y las reformas laborales exigidas por el Fondo Monetario Internacional.

Reportes de los primeros 7 días de movilizaciones de la Defensoría del Pueblo, existen varias personas fallecidas, heridas, detenidas, desaprecidas, producto de la represión de la fuerza pública en contra de los manifestantes.

“Luego de 7 días de movilizaciones en el contexto de la protesta social, la institución ha registrado, a escala nacional, 864 personas detenidas, de las cuales el 80% ha salido en libertad, ya que no se comprobó delito alguno. Existen además 266 heridos/as e incluso fallecidos/as. Estas cifras son alarmantes porque en el escenario real atentan contra las limitaciones que estableció la Corte Constitucional para la implementación del Estado de Excepción; por lo que he enviado un informe preliminar, para que los jueces constitucionales valoren declarar su incumplimiento y se sancione a las autoridades responsables”, agregó la institución.

El conflicto social se desató cuando el gobieno aprobó un paquetazo económico exigido por el Fondo Monetario Internacional, lo que permite el incremento de los combustibles con la eliminación de subsidios.

Los transportistas inicialmente y luego indígenas, sectores sociales, estudiantes, amas de casa, trabajadores se fueron sumando a las protestas en todo el país exigiendo la derogatoria de las medidas. En tanto el gobierno decretó al estado de excepción, toque de queda y reprimió a los manifestantes utilizando a la fuerza pública (policía y ffaa).

Al décimo día e movilizaciones la CONAIE que está en las calles del Ecuador insiste en la derogatoria del decreto 883, la salida del FMI y de los ministros Romo y Jarrín, acusados de conducir la represión en las marchas.

“A nuestras bases y al pueblo ecuatoriano, Hemos vivido días de mucha agitación, nos hemos sorprendido de nuestra propia capacidad de lucha y resistencia. Nuestra palabra esta puesta: esto no para hasta el #FMI salga del Ecuador”.

Entre tanto el presidente de la República, Lenín Moreno la tarde de este viernes llamó al diálogo directo con la dirigencia indígena para dejar a un lado la violencia en el país. Su llamado sin embargo no tuvo eco.

Mientras tanto la represión policial en contra de los manifestantes sigue en la zona centro norte de Quito.

Confirmado.net /

- Publicidad InText -