La mañosa partidocracia bate palmas por la denuncia al tratado de la UNASUR y se engañan con la proclama de que ya se acabó esa herramienta regional de Integración. ¡Mentirosos!, mientras quede un solo país en ella, vivirá para la Patria Grande la consagración del sueño de Bolívar, porque para la América mestiza, ¡NUESTRO NORTE ES EL SUR!.

Cuando le preguntaron a Perón qué iba a hacer desde su destierro para recuperar el poder, contestó que no haría nada, porque todo estaba haciendo la oposición. Acá pasa lo mismo, juicio tras juicio, acusaciones de las más variadas: que se llevó setenta mil millones, para luego concluir que eran seis mil dólares de préstamo a una caja solidaria que los había pagado a quinientos por mes en un año. Le acusaron de secuestrador, dilapidador de una supuesta deuda externa de más de sesenta mil millones de dólares. Comparece ante el FMI, luego de crear una crisis inducida, con el entusiasta “apoyo” del banquero quien reveló ante don Diego que prefirieron destruir la economía del país con tal de desaparecer al correísmo; y ante la banca chulquera internacional mostró que nuestra deuda externa no excedía de los treinta mil millones.

Lo mismo hizo en China, mostrando los datos de la virtuosa macroeconomía de la Década Ganada, para pedir un préstamo a los chinitos que días antes fueron víctimas de sus feroces ataques. Que el pozo petrolero Singue, cuya acusación fue calificada como una estupidez por el doctor Augusto Tandazo, acervo crítico de la Revolución Ciudadana; que el arroz verde, que los sobornos, con “pruebas” que causaron la carcajada nacional por la clarividencia de la Pame. Hasta que nos encontramos con el uso de los aviones presidenciales, dicho sea de paso, que aún no se venden, como prometió el austero; más bien le vemos muy cómodo viajando con la familia. Acusan al exPresidente de haber aterrizado en paraísos fiscales. Se llaman paradas técnicas, en los viajes intercontinentales, en Bahamas, Islas Canarias, para abastecerse de combustible. O querían que las aeronaves se precipiten a los océanos para que se cumplan sus macabras intenciones. Lo último, no hubo el 30S, no señor, todo fue un invento del Mashi, que los muertos se suicidaron, los heridos se flagelaron, el pueblo marchó por deporte, no para rescatar a su Presidente. ¡Qué ridículos!

Mientras “esa gente”, invadida del odio, ensaya nuevas formas de ensañamiento, pretendiendo borrar de la memoria colectiva los grandes logros de RC, la gente reacciona con lógica y se pregunta porqué no está presa la parejita que usó el aeropolicial para sus citas; y más bien siguen presidiendo la persecución. El pueblo se cabrea por la falta de obras y servicios y mucho más por el cambio de logotipo con el ánimo de apropiarse de esas imborrables ejecutorias. La mañosa partidocracia bate palmas por la denuncia al tratado de la UNASUR y se engañan con la proclama de que ya se acabó esa herramienta regional de Integración. ¡Mentirosos!, mientras quede un solo país en ella, vivirá para la Patria Grande la consagración del sueño de Bolívar, porque para la América mestiza, ¡NUESTRO NORTE ES EL SUR!. (O) Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : EcuadorJUAN CARDENASUNASUR
A %d blogueros les gusta esto: