La frustración y el enfado estallaron este martes en ante el Parlamento de Ecuador en Quito, después de que los diputados votaran en contra de despenalizar el aborto en casos de violación.

El debate concentró a manifestantes a favor y en contra a las puertas del Legislativo. Tras conocerse el resultado, decenas de mujeres expresaron su indignación con gritos y cánticos ante el cordón policial que rodeaba el edificio. En su opinión, la ley en Ecuador es una forma de tortura institucional contra las víctimas de violaciones.

Confirmado.net / Euronews