ECUADOROpiniónTitulares

Suprimirán el “sábado” como día de descanso obligatorio (O) Juan Paz y Miño

En el siguiente artículo del historiador y analista Juan Paz y Miño alerta sobre la posibilidad de que en las reformas laborales que se enviarán a la Asamblea Nacional se incluya un artículo que suprima el sábado como día de descanso obligatorio.

“Suprimir el “sábado” como día de descanso obligatorio es un evidente retroceso histórico en cuanto a derechos de los trabajadores”, señala Paz y Miño.

ARTÍCULO

“La propuesta empresarial para reformas laborales en Ecuador incluye suprimir el “sábado” como día de descanso obligatorio.

Algo de historia para aclarar la cuestión: antes de 1916 la jornada era “libre” y ascendía a 10, 12, 14 horas o más. En 1916, durante la presidencia de Alfredo Baquerizo Moreno, se estableció la jornada máxima de 8 horas diarias y 48 semanales, pero con recargos: 25% más por cada hora extra diurna; 50% más después de las seis de la tarde; y 100% más después de las doce de la noche.

En ausencia de legislación laboral anterior, entre 1927 y 1928 el gobierno de Isidro Ayora aprobó las siguientes leyes: Contrato individual de trabajo; Duración máxima de la jornada de trabajo y descanso semanal (8 horas diarias y 48 semanales en 6 días, y domingo como descanso obligatorio); Prevención y responsabilidad por accidentes del trabajo; Trabajo de mujeres, menores y protección a la maternidad; Desahucio del trabajo; Jubilación, montepío civil, ahorro y cooperativa; Caja de Pensiones; Jubilación obligatoria para empleados de banco.

En 1938 (Decreto 210, del 5 de agosto), Alberto Enríquez Gallo expidió el “Código del Trabajo” (R.O. 78 al 81, Año 1, Quito 14 al 17/noviembre/1938), que dispone: jornada máxima diaria de 8 horas; y jornada semanal máxima de 44 horas, especificándose claramente que serán de “descanso forzoso” el sábado por la tarde y el día domingo, completo. Además, se estableció que en la jornada de turno nocturna (entre 7pm y 6am) habrá un recargo del 25%; en las horas suplementarias, que solo podrían ser máximo de 4h. en un día y 12h. a la semana, el recargo será del 50%; y, también, el recargo por horas extras y por jornada después de las 12 de la noche sería del 100%. El código estableció que “Ni aún por escrito podrá estipularse mayor duración de trabajo diario que la establecida”.

En 1979 la Cámara Nacional de Representantes acordó la jornada laboral máxima de 40 horas semanales, conservando, al mismo tiempo, la jornada máxima de 8 horas diarias. Es un avance significativo, si se toma en cuenta que en la actualidad recién se discute en Chile la reducción de la jornada a 40 horas, en medio de la tenaz resistencia empresarial y también de su gobierno.

En consecuencia, suprimir el “sábado” como día de descanso obligatorio es un evidente retroceso histórico en cuanto a derechos de los trabajadores. Involucra, además, una sutil supresión de la jornada máxima semanal de 40 horas. Y elimina el pago de recargos precisamente por ser día sábado, ya que se pretende “ajustar” las jornadas diarias, de modo que también se pueda trabajar los sábados, pero sin pagar recargos, bajo el argumento de que se “respetan” las 40 horas semanales.

Esta otra “reforma laboral”, además de demostrar nuevamente la mentalidad conservadora y sin responsabilidad social de las elites empresariales del país, viola derechos y solo se interesa por suprimir “costos” (remuneraciones) aumentando la jornada, a fin de incrementar la tasa de ganancia.

Todo revestido de “altruismo” supuestamente a favor de los desempleados y subempleados. Otro engaño más a los trabajadores del Ecuador.

La Asamblea Nacional no debe acoger esta reforma laboral empresarial”. (O) Juan Paz y Miño.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : EcuadorJORNADA LABORALJUAN PAZ Y MIÑOSÁBADO
A %d blogueros les gusta esto: