Exposición “Persiguiendo la felicidad para el pueblo” muestra los 70 años de logros en derechos humanos de China

Los residentes del condado de Luonan, en la provincia de Shaanxi, noroeste de China, solían tener problemas para ganarse la vida debido a la lejanía y la esterilidad del condado.

Sin embargo, las cosas cambiaron cuando los lugareños se dieron cuenta de que era un lugar ideal para plantar rosas y otras flores. Desde que construyeron una ciudad de rosas en mayo de 2017, más de 400.000 turistas han visitado el lugar y el ingreso anual local per cápita aumentó a 8.000 yuanes (1.123 dólares estadounidenses) el año pasado.

La cantidad fue suficiente para sacar a los residentes de la pobreza: la línea internacional de la pobreza es de 1,9 dólares por día. En el Palacio de las Naciones, ubicado en Ginebra, donde el Gobierno chino abrió el lunes una exposición para conmemorar los 70 años de desarrollo de los derechos humanos del país, los residentes contaron sus historias.

La exposición “Persiguiendo la felicidad para el pueblo”, que coincide con el inicio de la 42ª sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU), llega poco antes del 70 aniversario de la fundación de la República Popular China en octubre.

La muestra presenta más de 100 fotos y docenas de videos cortos que capturan momentos de las últimas siete décadas del progreso de China, desde la cosecha de albaricoques en la región autónoma uigur de Xinjiang, en el extremo occidental de China, hasta la plantación de arroz de agua salada en la ciudad de Qingdao, en el este de China.

“Los 1.300 millones de chinos ya no están amenazados por la escasez de alimentos o ropa, más de 850 millones de chinos están fuera de la pobreza, 770 millones están empleados, se brinda educación obligatoria a partir de los nueve años en todo el país y el sistema universal de salud y seguridad social de China lidera el mundo a escala “, dijo Chen Xu, jefe de la misión china ante la ONU en Ginebra.

REDUCCIÓN DE POBREZA

“Después de años de arduo trabajo, el número de personas empobrecidas (personas que viven por debajo del umbral de pobreza actual) se redujo de 770 millones en 1978 a 16,6 millones en 2018, y la tasa de pobreza se redujo del 97,5 por ciento al 1,7 por ciento”, destacó la exposición.
“Todos los años, de 2012 a 2018, una media de 10 millones de personas fueron sacadas de la pobreza en China”, dijo.

Estas cifras son la prueba más fuerte de los logros de China en derechos humanos. China es el primer país en vías de desarrollo en materializar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU para la reducción de la pobreza, ya que ha sido el país que ha sacado al mayor número de personas de la pobreza.

El embajador filipino en Ginebra, Evan P. Garcia, que asistió a la ceremonia de inauguración de la exhibición con otros 40 embajadores, alabó los logros de China durante las pasadas siete décadas.

“La República Popular China ha demostrado un logro importante al sacar a tantas personas de la pobreza y promover el desarrollo para la nación entera”, dijo Garcia. “Es algo que el mundo entero debe reconocer y aprender”.

“El nivel de pobreza que (China) ha recortado es bastante drástico y significativo. Eso es increíble para nosotros, para los países vecinos”, dijo el embajador birmano en Ginebra, Kyaw Moe Tun.

MEJORA DEL BIENESTAR

Antes del año 1949, el pueblo chino, viviendo en un país azotado por la guerra y los conflictos, no podía realmente hablar mucho de derechos humanos. Una vez etiquetado como el “enfermo de Asia Oriental”, la expectativa de vida al inicio de la nueva república era de unos 35 años, según datos oficiales.

En 2018 la esperanza de vida en China se situó en 77 años de edad. Además, la mortalidad materna e infantil también cayó sustancialmente, desde 1.500 casos por cada 100.000 personas y 200 por 1.000 hace 70 años, respectivamente, hasta el 18,3 por 100.000 y el 6,1 por 1.000 en 2018, ambos cumpliendo los Objetivos de Desarrollo del Milenio antes de tiempo.

Gracias al sistema de servicios sanitario a nivel comunitario que cubre las áreas urbanas y rurales en China, el número de instituciones sanitarias aumentó hasta 987.000 en 2017, lo que supone un aumento del 480 por ciento desde 1978, con el número de profesionales médicos aumentado en un 260 por ciento hasta 8,98 millones en 2017. Los servicios de la salud pública básica también han mejorado, con la cobertura de vacunación nacional entre niños alcanzando el 90 por ciento.

China era un país analfabeto alrededor del año 1949, donde el 80 por ciento de su población no sabía escribir. En 2018, la media de años de escolarización para los niños de a partir de 15 años era de 9,6, y la misma cifra para la población en edad de trabajar era de 10,5 años, según un libro blanco sobre el progreso de China en derechos humanos publicado por la Oficina de Información del Consejo de Estado de China en diciembre de 2018.

“Es un ejemplo para que muchos otros países aprendan y vean de dónde viene China y cómo es China hoy”, opinó Penda A. Naanda, embajador de Namibia en Ginebra.

“Una de ellas es el alivio de la pobreza. La agricultura, educación, sanidad, y por supuesto la tecnología… esas son solo algunas de las áreas destacadas en la exhibición, que es muy importante”, comentó Naanda.

“IMPLEMENTACIÓN CONTEXTUAL”

“El secreto de todo esto consiste en la medida en que promovimos los derechos humanos en China, conociendo nuestras propias realidades, poniendo los intereses del pueblo por encima de otros, e impulsando los derechos humanos mediante el desarrollo, la legislación, y una mayor apertura”, dijo Chen.

En una carta de felicitación a un simposio con motivo del 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos en Beijing en diciembre del año pasado, el presidente chino, Xi Jinping, apuntó que China ha combinado el principio de universalidad de derechos humanos con la realidad de los tiempos modernos y se ha mantenido comprometida con un camino de desarrollo de derechos humanos que se adapta al contexto chino.

En opinión de Tom Zwart, profesor de la Universidad de Utrecht en Holanda, la práctica de China es una “implementación contextual”.

Los derechos humanos son universales, pero la implementación es contextual, manifestó Zwart el lunes en un evento en el Palacio de las Naciones, añadiendo que la actitud de China “está asentada en el ideal chino de armonía. Y la armonía será alcanzada mediante la diversidad”.

“No tenemos que ser completamente universales. También podemos ser diversos. Y eso es un ingrediente importante para llegar a la armonía”, dijo Zwart, también convocante de la Red Intercultural de Derechos Humanos, que fue establecida en Beijing en 2014 para familiarizar a las audiencias del Norte con las ideas, conceptos y teorías sobre los derechos humanos del Sur.

Confirmado.net / AGENCIA XINHUA

- Publicidad Bottom Ad -