La Revolución Ciudadana proyectó e inició la construcción de la Refinería del Pacífico, ubicándola en una de las zonas más ricas e irónicamente más deprimidas por obra y desgracia de los organismos regionales atracadores que pasaron a la historia de la politiquería partidista y tronchista por asumir, por ejemplo, la dotación de agua potable para una mancomunidad de cantones manabitas; y después de veinte y tantos años de haberse gastado miles de millones de dólares de la caja fiscal, esos pueblos seguían abasteciéndose de agua por tanqueros.

Cuando la planificación y el orden de las cuentas fiscales fueron la herramienta para construir un país diferente al reino de la mediocridad y el empuñe de antaño y que lamentablemente ha retornado, cuando la descentralización y desconcentración distribuyeron obras y recursos con sentido de equidad nacional, la Revolución Ciudadana proyectó e inició la construcción de la Refinería del Pacífico, ubicándola en una de las zonas más ricas e irónicamente más deprimidas por obra y desgracia de los organismos regionales atracadores que pasaron a la historia de la politiquería partidista y tronchista por asumir, por ejemplo, la dotación de agua potable para una mancomunidad de cantones manabitas; y después de veinte y tantos años de haberse gastado miles de millones de dólares de la caja fiscal, esos pueblos seguían abasteciéndose de agua por tanqueros.

Era entonces un clamor de esa zona que debía ser atendida por los sordos de la partidocracia que imponían sus agendas cupulares para el reparto. La decisión fue históricamente aplaudida por el país de la solidaridad. Se realizaron las obras civiles de compactación del suelo, los accesos viales, la dotación de servicios, los estudios de impacto ambiental, instalaciones administrativas, etc., por un costo superior a los mil doscientos millones de dólares. Pero inexplicablemente se rompe la lógica de la eficiencia y la austeridad, para abandonar el más grande proyecto petroquímico de Sudamérica, por el sólo hecho de que Manabí es afecta al recuerdo y gratitud al ex Presidente Correa, por su gestión justiciera que apostó por su desarrollo integral y por su acción y respuesta inmediata y solidaria para atender las dolorosas consecuencias del terremoto que sufrió, junto a Esmeraldas. Es decir, vuelve a imponerse el odio como elemento de decisión.

En la frenética carrera mediática por negar todo lo logrado y ocurrido en la Década Ganada, ahora pretende la prensa mercenaria posicionar la idea de que el golpe frustrado por el cariño popular a su gobierno, perpetrado el 30S, no disqué existió; y si realmente ocurrió fue por culpa de Correa, tanto que han encontrado correos en los que el ex mandatario demuestra su interés por los casos judiciales derivados de las cruentas consecuencias de esa intentona, con 5 muertos y numerosos heridos. Semejante “crimen” de Correa, como para primera página de los escandalosos que hacen causa común con los odiadores persecutores para que nadie pretenda afectar sus privilegios y canonjías.

Y para rematar, ya tenemos nuevo gobernador del Guayas, por más señas uno puesto por los social y malcristianos, expertos en el arte de gobernar con la falsa careta de opositores. Están decididos a conservar su PROSPERIDAD de las manos del más grande violador de los DDHH. Solo que el pueblo no mismo le quiere… (O) Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : EcuadorLENÍN MORENOMANABÍRAFAEL CORREAREFINERÍA DEL PACÍFICO
A %d blogueros les gusta esto: