Hay una cosa que reconocerle al presidente brasileño, Jair Bolsonaro: ha logrado que la selva del Amazonas atraiga una enorme atención. En años recientes, los ambientalistas solo podían soñar con tanto interés.

Bolsonaro también suma puntos con su retórica en el debate sobre la Amazonía. Su rechazo de la ayuda internacional, con el argumento de que los europeos deberían empezar por reforestar sus propios bosques, lo comprueba. Después de todo, no sin razón el Gobierno alemán convocó a una cumbre por los bosques en septiembre.

LEA MÁS DW

Confirmado.net

Etiquetas : AMAZONIABOLSONAROBRASILDW
A %d blogueros les gusta esto: